En Venezuela sigue la competencia desleal en la que sale perjudicado el producto nacional, aseguró Leonardo Palacios, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas.

“La economía de bodegón no es la que fortalece ni genera expansión económica”, alertó.

Palacios detalló, en entrevista para Unión Radio, que los productos venezolanos están sometidos a exigencias administrativas, de seguridad que elevan los costos. También hay costos por aseguramiento, pagos a consejos comunales y otras formas. La carga impositiva, además, es excesiva, acotó.

Hay otros condicionamientos laborales que se suman, inflación y acceso a la divisa.

Por eso un producto puede costar entre 30% y 40% más, agregó.

Palacios insistió en una liberación económica transparente,una relación empática entre empresarios y Estado. “No estamos pidiendo incentivos ni regalías. Lo que pedimos es respeto”, conversar sobre las medidas.

Instó a evitar la voracidad municipal, pidió que se suspenda el impuesto a los grandes patrimonios.

Negó que el empresario se financie con el IVA. Solicitó que se levante la inamovilidad laboral.