“Si a nosotros nos permiten trabajar los últimos tres meses del año, mucha gente en Venezuela y en el mundo se va a quedar con los ojos abiertos del milagro que podemos hacer y de la vuelta que le pudiéramos dar a la economía nacional”, auguró Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio

El “Black Friday” de 2019 fue una experiencia paradójica en la Venezuela de la emergencia humanitaria compleja: miles de personas tomaron los centros comerciales, el viernes 29 de noviembre, para comprar mucho o poco, y las tiendas quedaron como si las hubiese arrasado un huracán.

Seis meses de cuarentena, el empobrecimiento de la población y el distanciamiento social impuestos por la COVID-19 parecen alejar la posibilidad de una temporada navideña importante para el comercio. Pero Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio, no lo ve así.

“Quisiera enviar un mensaje a quienes tienen la potestad de tomar decisiones en materia económica y política nacional”, expresó Capozzolo este jueves 16 de septiembre. “Si a nosotros nos permiten trabajar los últimos tres meses del año, mucha gente en Venezuela y en el mundo se va a quedar con los ojos abiertos del milagro que podemos hacer y de la vuelta que le pudiéramos dar a la economía nacional”.

Al menos se podría frenar la tendencia negativa del presente, consideró.

“Nosotros en esos tres meses haremos lo imposible para luchar por nuestro país y luchar por levantar la economía de nuestra nación” al trabajar “hasta el 31 de diciembre a las 12 de la noche”.

La economía venezolana vive su propia pandemia, con una hiperinflacion acumlada en 2019 de más de 1.000%, según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Ncional.