CCM afirma que actualmente el gasoil se suma a esta contingencia que afecta directamente la producción agrícola y expone posibles soluciones para la situación

La Cámara de Comercio de Maracaibo (CCM), este lunes a través de un comunicado reafirmó su compromiso con la producción para Venezuela, sin embargo, denunció la escasez de combustible en el país, especialmente en el Zulia y expone que este factor en compañía de la pandemia dificulta alcanzar los estándares fijados.

Referrencial

“Vemos con gran preocupación cómo se sigue deteriorando el suministro de combustibles, especialmente en el estado Zulia. Venezuela pasó en el lapso de cinco (5) años de ser potencia exportadora de gasolina y diésel (gasoil), a depender de las importaciones para abastecer el mercado interno. Con un parque refinador de más de un millón trescientos mil (1.300.000) barriles diarios”.

En este sentido, calificó de injustificable la situación con la gasolina en el país y afirma que actualmente el gasoil se suma a esta contingencia que afecta directamente la producción agropecuaria.

“De su abastecimiento dependen la mayor parte del transporte público, el transporte de carga y más importante aún, la producción y distribución de alimentos, lo que pone en riesgo la seguridad alimentaria del país. Toda la producción primaria de alimentos y las labores agrícolas que van desde la preparación de tierras hasta la cosecha, depende del suministro del gasoil. Según cálculos de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), la escasez de diésel mantiene paralizados actualmente el setenta por ciento (70%) de los camiones utilizados para el transporte de alimentos”, señala el comunicado.

Para mejorar el suministro tanto de gasolina como gasoil, la Cámara de Comercio de Maracaibo hace las siguientes recomendaciones:

1) Urge la puesta en funcionamiento del parque refinador nacional para producir dentro del país, todos los combustibles necesarios. Podemos ensayar varias soluciones, pero hasta que no produzcamos acá en Venezuela todos los combustibles que se requieren para los procesos productivos y transporte, como era hasta hace poco, el problema del desabastecimiento va a seguir de manera intermitente.

2) Mientras se arregla el parque refinador nacional, se debe autorizar a empresas privadas regionales a importar por mar y tierra, la gasolina y el diésel que el Zulia requiere, especialmente desde Colombia y el Caribe. Asimismo, la distribución y venta de ambos combustibles debe poder hacerse sin la intervención de los cuerpos de seguridad, por cuanto la experiencia en ese sentido ha sido negativa para los consumidores. Si bien actualmente las leyes venezolanas no permiten que privados puedan importar hidrocarburos, puede hacerse a través de permisos extraordinarios de las autoridades.