Un día después de anunciar su retirada del octógono, la polémica no abandona al controvertido luchador irlandés de artes marciales mixtas Conor McGregor, envuelto ahora en rumores sobre una supuesta agresión sexual

La portavoz de su equipo legal, Karen Kessler, se vio obligada este martes a emitir un comunicado para desvincular la marcha de la estrella de la Ultimate Fighting Championship (UFC) de una información divulgada por el diario estadounidense The New York Times.

Este medio aseguró que la Policía irlandesa (Garda) investiga a McGregor, de 30 años, por la supuesta agresión sexual cometida contra una mujer en un hotel de Dublín el pasado diciembre y que fue arrestado en enero para ser interrogado al respecto, si bien no se han presentado cargos.

(AFP)

“Esta historia lleva ya un tiempo circulando y no está claro por qué se difunde ahora. La suposición de que el anuncio hoy de la retirada de Conor está relacionada con ese rumor es totalmente falsa”, subrayó Kessler en la nota.

En caso de que McGregor volviera “a pelear en el futuro” , agregó la portavoz, debería darse en un “entorno en el que los luchadores sean respetados por su valor, habilidades, su trabajo duro y dedicación a este deporte”.

Varios diarios británicos, entre ellos The Guardian, se hacen hoy eco de las informaciones de The New York Times, mientras que los medios irlandeses más importantes no han recogido aún la noticia.

El pasado diciembre, la cadena pública irlandesa RTE, así como rotativos nacionales como el Irish Independent o el Irish Times, informaron de que la Garda investigaba a una conocido deportista irlandés por la supuesta agresión sexual cometida contra una mujer en un hotel de Dublín, sin bien no llegaron a identificar al sospechoso.