Su salud no estaba bien. A tal punto, que después del Mundial de Brasil 2014, el que la Selección Argentina estuvo a minutos de ganar pero sucumbió contra Alemania en el Maracaná

Este martes en la tarde falleció el reconocido ex futbolista y entrenador Alejandro Sabella, a los 66 años por un virus intrahospitalario que complicó una cardiopatía aguda. Estaba internado desde el 26 de noviembre, pero su salud había empeorado desde el sábado. 

Se apaga otra vida del fútbol y se encienden los recuerdos. Aquellos que marcaron a la persona en el día a día, independientemente de esa pelota que fue su vínculo con la notoriedad. Alejandro Sabella fue un buen padre, esposo y amigo, pero fundamentalmente, un gran profesional. Fue ese “10” elegante que se destacó en el River, muy a pesar de jugar bajo la sombra del Beto Alonso; que triunfó en Inglaterra antes de la Guerra y dejó una huella imborrable en Estudiantes. También, un notable entrenador que se dio el gusto de ganar la Copa Libertadores y estuvo muy cerca de igualar a uno de sus maestros, Carlos Salvador Bilardo.

Su salud no estaba bien, a tal punto, que después del Mundial de Brasil 2014, el que la Selección Argentina estuvo a minutos de ganar pero sucumbió contra Alemania en el Maracaná, no volvió a dirigir. Por más que no le hayan faltado ofertas, claro. Y lo llora el país futbolero.

El entrenador argentino Alejandro Sabella, subcampeón con la Albiceleste en Brasil 2014, llevaba más de seis días internado por una “cardiopatía dilatada secundaria” y su pronóstico es “reservado”, informaron fuentes médicas en ese momento.

“El IBCA, Instituto Cardiovascular comunica que el paciente Alejandro Sabella ,de 66 años de edad, padece una cardiopatía dilatada secundaria a enfermedad coronaria y cardiotoxicidad, habiendo ingresado a nuestra institución el día 25 de noviembre de 2020, con shock cardiogénico e infección previa. Su cuadro tiene pronóstico reservado”, dijo el parte médico.