Muchos se preguntan si Kovac, cuyo palmarés se reduce a una Copa de Alemania, es de verdad el hombre que puede llevar a un club de estrellas a la cima de la jerarquía europea

Niko Kovac, entrenador del Bayern Múnich, no genera unanimidad entre sus jefes, tampoco en su vestuario, según ha filtrado la prensa alemana, mientras el equipo se acerca a su séptimo título consecutivo de la Bundesliga.

Incluso tras la demostración de fuerza contra el Dortmund en el ‘Klassiker’ (5-0 el 6 de abril), Rummenigge, presidente del directorio del club, evitó los elogios al técnico de 47 años.

En los primeros meses de la temporada el Bayern sufrió un fuerte bache que le hizo situarse a 9 puntos del líder Borussia Dortmund y Kovac estuvo muy cerca del despido.

Al final fue capaz de encauzar la situación y el equipo ahora es líder -con dos puntos de ventaja sobre el Dortmund a falta de tres jornadas-, además de estar clasificado para la final de Copa. A tres semanas del cierre del curso, un nuevo doblete está muy cerca.

La última Liga de Campeones lograda fue en 2013 y este año el equipo cayó en octavos, con una indigesta derrota 3-1 en casa en la vuelta de octavos ante el Liverpool.

Muchos se preguntan si Kovac, cuyo palmarés se reduce a una Copa de Alemania, es de verdad el hombre que puede llevar a un club de estrellas a la cima de la jerarquía europea.

Kovac, poco habituado a dirigir un grupo como el del Bayern, tampoco ha cosechado muchos amigos en el vestuario. Su rotación sistemática de los primeros meses irritó a los jefes del mismo.

El colombiano James Rodríguez, cedido por el Real Madrid, señaló abiertamente que no se sentía bien en Múnich y la prensa española ha asegurado varias veces, la última este viernes, que volverá al país al final del curso.

Según Kicker, otros jugadores también están descontentos, como Jerome Boateng, titular solamente en 18 ocasiones en 31 partidos de la Bundesliga.

Kovac conoce todo lo que le rodea. El doblete es lo mínimo para intentar conservar su plaza una nueva temporada. En caso de fracaso, su situación casi quedaría vista para sentencia.