El jugador español repitió su mensaje tranquilizador sobre el momento físico y mental con el que afronta el reto de conquistar su duodécimo Roland Garros

El español Rafael Nadal, segundo jugador mundial y once veces campeón del torneo de Roland Garros, se negó este viernes a considerarse “el favorito” de esta edición y prefirió autodenominarse como “un candidato” al título.

“Ni lo sé, ni me importa. No me importa si soy el favorito. Me importa estar bien y jugar bien. No me considero favorito, soy un candidato”, afirmó el jugador mallorquín en una conferencia de prensa en las instalaciones de Roland Garros, que comienza el domingo.

“Pero bueno, están los nombres habituales, Thiem, Novak (Djokovic), Federer, Tsitsipas, que está jugando bien… También Del Potro, Nishikori… Todos estos, que son los mejores del mundo, siempre serán favoritos. A mí lo que me preocupa es estar bien y ser competitivo. Después, ganar o no ganar depende de muchas cosas”, apuntó sobre los otros grandes nombres antes del inicio del torneo.

Nadal, conoció este viernes la identidad de su primer rival en esta edición, que será el alemán Yannick Hanfmann (puesto 184 del ránking ATP), con quien no se ha enfrentado.

Nadal ha tenido una temporada sobre tierra batida desigual, con derrotas en semifinales en tres torneos (Montecarlo, Barcelona, Madrid) y finalmente un título en la última gran cita, el Masters 1000 de Roma, por lo que siente que ha ido progresando y que llega en un buen momento a París.

“Creo que Montecarlo fue complicado para mí, luego todo cambió. No considero que perder en semifinales sea malo, aunque siendo también sincero no jugaba especialmente bien en el inicio de la temporada de tierra. Las evoluciones no son directas, van por pasos. Luego he seguido subiendo”, opinó.

El jugador español repitió su mensaje tranquilizador sobre el momento físico y mental con el que afronta el reto de conquistar su duodécimo Roland Garros.

“Hay que tener capacidad para aceptar y valorar las pequeñas mejoras. Por mis sensaciones actuales, parece que lo he consolidado. Estoy contento, tranquilo. Estoy disfrutando de mi día a día, algo que después del parón de Indian Wells me costó. Y me costó por los problemas físicos, principalmente”, aseveró.