A comienzos de año, Wilson denunció un altercado con un dirigente durante un evento social en su club de gimnasia de Leeds. Después de una investigación interna la denuncia fue archivada

Nile Wilson, medalla de bronce en barra fija en los Juegos Olímpicos de Rio 2016, afirmó que los gimnastas británicos son “tratados como trozos de carne” a causa de la “cultura del abuso” que existe en ese deporte. 

“Los gimnastas son aún, en mi opinión, tratados como trozos de carne. Lo describiría absolutamente como una cultura del abuso, y yo lo viví y respiré durante 20 años”, afirmó a la BBC este lunes el gimnasta de 24 años.

“Es la manipulación emocional, ser empujado por el dolor físico es sin duda algo que yo viví. Yo diría que fui maltratado. Pero queríamos ganar medallas olímpicas, los dirigentes querían ganar medallas olímpicas, los entrenadores querían ganar medallas olímpicas”, explicó el gimnasta.

“Me dijeron, y lo sentí, que yo era el problema. Tenía la impresión de no ser escuchado, no les importaba”, estimó Wilson.

Según la BBC, el club de gimnasia de Leeds afirmó haber refutado la versión de los hechos del campeón, y que las acusaciones fueron objeto de una investigación “profesional”, y “sólida”, cuyo resultado fue verificado de manera independiente.

Después, Wilson dejó el club de su ciudad natal y reveló sus temores a que la difusión de sus quejas le costase una plaza en los Juegos de Tokio del próximo año.

“Si expreso mi preocupación, eso podría comprometer mi selección para los Juegos Olímpicos. La razón por la que hablo es que mi incidente de este año subraya que hay aún muchas cosas que cambiar en la gimnasia y que eso comienza desde arriba”.

A finales de julio, Amy Tinkler, medalla de bronce en suelo en Rio, criticó a la Federación Británica por la lentitud de su investigación después de una denuncia por acoso interpuesta por la gimnasta en 2019.