Tan solo 22 años lo hacen una de las figuras con mayor futuro en el FC Barcelona, y se espera que desde la nueva directiva sepan mantenerlo en la plantilla

No hay mucho que rescatar en este FC Barcelona, de inicio de temporada 2021 – 2022, la era post Messi, algo impensable ya ha comenzado. Sin embargo, los jugadores que quedan deberán dar la cara por un escudo lleno de historia y tradición y que ya se vieron repasados en su debut en Champions contra el todopoderoso Bayern Munich.

En La Liga no parece muy distinto, sufrimiento y un fútbol mezquino de la mano de Koeman que contrasta con el juego champagne, que nos tenía acostumbrados la oncena culé.

Pero entre todo lo malo siempre hay algo bueno, más aún tomando en cuenta que esto apenas comienza y que hasta ahora no pinta nada bien. El central uruguayo Ronald Araujo parece haberse ganado el puesto, y ante el Granada le lavó los platos sucios a Koeman tras una semana de polémica.

Parece mentira que el equipo culé terminó celebrando un empate de local ante el Granada y en casa, pero esta semana la premisa era no perder. Araujo se multiplicó y de cabeza lo intentó al mejor estilo de su paisano Diego Godín. Al joven canterano azulgrana se le vio hasta desbordando por las bandas y encarando siempre con ganas y sin dar por perdido ningún balón.

Tan solo 22 años lo hacen una de las figuras con mayor futuro en el FC Barcelona, y se espera que desde la nueva directiva sepan mantenerlo en la plantilla. Encarador, fuerte y con estilo, ese es el juego de Ronald Araujo, quién terminó besando el escudo al minuto 90, cuando el Barca no podía sino empatar ante un equipo de mitad de tabla.

El público se volvía loco, una fanaticada que todavía sufre la salida de Messi pero que aún así tienen garganta para agradecer la entrega de Araujo y gritar durante 90 minutos: “U-ru-gua-yo”.

“Nosotros queríamos ganar el partido y sumar de a tres aquí con nuestra gente, es una lástima que lo empatamos, El gol llegó un poquito tarde pues si hubiera llegado antes, seguro dábamos vuelta pues fuimos protagonistas todo el partido. Estoy aquí para ayudar al equipo, primero que todo para evitar que nos hagan goles, pero si puedo subir y anotar también mucho mejor”, así declaraba Araujo luego de un juego ante Granada en donde fue el protagonista.

Siguen las fechas y el futuro es incierto para el Barca, sin embargo en estas instancias en donde nacen los ídolos, a sus 22 años aún tiene muchas noches mágicas para demostrar con la camiseta culé.