Christian Eriksen se desmayó y perdió el conocimiento y tras recibir cuidados médicos sobre el campo, fue trasladado al cercano Hospital del Reino de Copenhague, adonde llegó “estable” y “despierto”, según comunicó en Twitter la Federación Danesa de Fútbol (DBU)

El internacional danés, Christian Eriksen, cuyo desvanecimiento provocó la suspensión del Dinamarca-Finlandia de la Eurocopa, está “despierto” y fue llevado a un hospital, informó la Federación Danesa (DBU).

Eriksen fue trasladado al Hospital del Reino de Copenhague para que se le practicaran más exámenes, señaló la DBU en su cuenta de Twitter.

En la misma red, la UEFA había informado de que el centrocampista del Inter de Milan “ha sido estabilizado”.

El encuentro, correspondiente a la primera jornada del grupo B de la competición continental, fue suspendido tras la caída fulminante de Eriksen a los 43 minutos de juego.

Eriksen cayó al césped sin motivo aparente, sin conocimiento, y, tras varios minutos en los que precisó asistencia médica urgente y se le practicó masaje cardíaco, fue retirado del terreno de juego en camilla rodeado por los jugadores daneses. Posteriormente, se trasladó al jugador en ambulancia a un hospital cercano.

Tras lo ocurrido, se ha producido una reunión de crisis con ambos equipos y los árbitros y la UEFA dará más información a las 19:45 CET (-2 GMT). 

La plantilla del equipo danés conversó con él

“Han hablado con Christian, se encuentra bien. Ésa es la buena noticia, está bien, y nuestros pensamientos están con su familia”, dijo a la televisión pública danesa DR el máximo responsable de selecciones de la DBU, Peter Møller.

Møller, que en su época como jugador activo pasó por el Oviedo, resaltó que sus compañeros querían jugar el partido “por Christian” y que para ellos era “muy importante” saber que estaba bien antes de decidir si estaban en condiciones de volver al terreno de juego.