De esta manera se abre la brecha y la esperanza de que los juegos electrónicos pasen a formar parte de los Juegos Olímpicos

El rápido desarrollo de los deportes electrónicos no ha pasado desapercibido por el movimiento olímpico y ha sido discutido ampliamente en las últimas fechas.

Sin embargo, aunque el COI ha emitido un comunicado en el que considera los eSports y su competición “actividad deportiva”, también explican que para que sea un deporte olímpico en el futuro tendría que existir una series de condiciones que se antojan, cuanto menos, complicado que se cumplan.

El comunicado reza lo siguiente al respecto de los eSports:

Los eSports están mostrando un fuerte creciendo, especialmente entre los jóvenes de diferentes países, y pueden proporcionar una plataforma compatible con el Movimiento Olímpico.

La competición dentro de los eSports puede ser considerada una ‘actividad deportiva’, los jugadores se preparan y entrenan con una intensidad que puede compararse a la de los atletas de los deportes tradicionales.

Para que el COI llegue a reconocerlos como deporte, el contenido de los eSports no debe infringir los valores olímpicos.

Un mayor reconocimiento por parte del COI implica la existencia de una organización que garantice que se cumplan las reglas del Movimiento Olímpico (antidoping, apuestas, trampas, etc.).

Nadie puede dudar de que se trata un pequeño paso para los eSports. El COI afirma que efectivamente los eSports pueden ser tratados en cierta manera como deporte, o como “actividad deportiva”, si se quiere ser exacto. Sin embargo, la existencia de los dos últimos puntos complica la aceptación completa y su llegada a unos Juegos Olímpicos.

Con información de MARCA