Las Grandes Ligas ya tienen a Denver como la sede preferida para que se pueda celebrar el Juego de las Estrellas de este verano después de haber retirado el evento de Atlanta, reseñaron medios deportivos

Tras el anuncio del pasado viernes por parte del comisionado de las mayores, Rob Manfred, de dejar a Atlanta sin la celebración del evento como denuncia a la nueva ley de votación aprobada en el estado de Georgia, el Coors Field, de Denver, casa del equipo de los Rockies de Colorado, de la Liga Nacional.

Inicialmente se suponía que el juego se llevaría a cabo en Atlanta, pero la liga decidió mover el juego y el sorteo aficionado draft en respuesta a las leyes recientemente aprobadas por Georgia, que imponían nuevas restricciones a la votación.

La legislación, que fue firmada la semana pasada por el gobernador Brian Kemp, que impone requisitos de identificación de votantes para las boletas ausentes, faculta a los funcionarios estatales para hacerse cargo de las juntas electorales locales, limita el uso de las urnas electorales y convierte en un delito acercarse a los votantes para darles comida y agua mientras esperan en la fila.