Campeona nacional de voleibol y con una exitosa trayectoria a la cual aún le falta mucha tela por cortar, en la que sus resultados y disciplina dan muestras de ir por el camino correcto

En esta época de cuarentena a causa del coronavirus, Contrapunto sigue adelante entrevistando a nuestros atletas nacionales, desde casa y cumpliendo las normas de la OMS.

En esta ocasión contactamos a una joven jugadora de voleibol, Maria Pastora Tortolero Robleto, una apasionada del deporte de las alturas y que con 16 años de edad juega para el equipo del Estado Carabobo.

Marìa Tortolero, juega voleibol desde los 10 años de edad y ya son seis años inmersa en esta disciplina que se ha convertido en parte fundamental de su vida.

“Descubrí el voleibol gracias a que mi hermano lo practicaba y jugaba desde que era adolescente, y también mis padres me lo inculcaron desde chiquita”, comentó María a Contrapunto.

Para esta joven jugadora de voleibol, esta disciplina se diferencia de las demás por la forma en cómo se juega, lo cual para ella le da un toque muy especial.

Como en toda carrera deportiva, siempre hay momentos intachables y que quedan en la memoria de los atletas, y esta joven jugadora de voleibol tiene claro el suyo: “La primera vez que quedé campeona en el año 2016, y ese mismo año también quedé en el All Star, será el momento inolvidable para mi vida en el deporte”, aseguró.

Ante las dos caras de la moneda en el deporte, María Pastora nos cuenta que sabe afrontarlas: “En la victoria me da mucha nostalgia porque se refleja todo el esfuerzo que hicimos por ella. Y Siento que soy muy madura a la hora de la derrota no me quejo de ella, pero si con un poco de dolor porque se que podíamos dar más”.

En cuanto al desarrollo del voleibol en Venezuela, asegura que le falta escalar por la falta de apoyo: “No contamos con el apoyo necesario, por la situación del país, a pesar de que existe mucho talento en Venezuela”.

De igual manera, asegura que le gustaría llegar a lo más alto dentro del voleibol a nivel nacional, algo en lo que se encuentra enrumbada debido a grandes logros que ha podido obtener a sus cortos 16 años de edad.

En estos tiempos difíciles a causa del coronavirus, esta atleta considera que el aporte desde cada una de las disciplinas puede ser muy valioso: “Es importante que se queden en casa. Es la mejor opción para enfrentar esta pandemia”.

Finalmente, invita a la fanaticada y al mundo del deporte a no decaer en estos tiempos difíciles: “Nunca se rindan, luchen por sus sueños, siempre es importante pensar en grande”, afirmó la campeona.