La ópera hecha en Venezuela sale del teatro y entra en el escenario virtual con su canto de amor, tragedia y esperanza

Vanessa Davies

Hasta el 8 de noviembre se celebrará la primera edición de Ópera Viva Festival Virtual, una iniciativa gratuita del Centro Cultural BOD en alianza con el Sistema Nacional de Orquestas, Image Producciones y Opera Gala Caracas, con el auspicio del Instituto Italiano de Cultura

Hay sentimientos que no saben de cuarentena ni pandemia. Todos están presentes en la ópera, sitio de encuentro de la tragedia y de la esperanza. Por encima de cualquier barrera física, del 17 de octubre al 8 de noviembre se celebrará la primera edición de Ópera Viva Festival Virtual, una iniciativa gratuita del Centro Cultural BOD en alianza con el Sistema Nacional de Orquestas, Image Producciones y Opera Gala Caracas, con el auspicio del Instituto Italiano de Cultura.

“El mundo se está adaptando a una nueva realidad, que querramos o nos querramos no está afectando a todos”, señala Carlos Scoffio, director y productor. “Obviamente no es la mejor forma de apreciar la ópera”, una expresión artística que llega al público sin artilugios, con la orquesta en vivo y la voz de manera natural. Sin embargo, decididos a convertir en limonada los limones, los organizadores resolvieron hacer el festival online, y mantenerlo. “Cuando reabramos los teatros”, explica, “nosotros vamos a mantener Ópera Viva como un canal alterno” para difusión, formación, presentación de detalles que no son visibles en el teatro.

Carlos Scoffio, uno de los “culpables” del Ópera Viva Festival Virtual, tiene raíces italianísimas. “Pero siempre digo que si Italia y Venezuela se enfrentan en fútbol, voy a la Vinotinto. Y si Italia y Venezuela se enfrentan en beisbol, voy a Italia, porque pobrecitos”, bromea. Para este año, antes del pandemonio desatado por la COVID-19, SCoffio trabajaba en el montaje de Un baile de máscaras, de Verdi. “Pero esto quedó como cuando uno jugaba stop: todo paralizado”.

El festival ofrece, gratuitamente, conferencias los martes, tertulias los jueves y presentaciones los fines de semana.

Aunque Scoffio plantea que los jóvenes deben acercarse al género, también remarca que el público venezolano es culto y educado. Insiste en que la ópera no es para una élite y reitera una frase del cantante Gaspar Colón: La ópera es cine en vivo. Fue, describe, creada para entretener. Y lo logra.