Lo que prometía “ser una vida más pacífica”, se está traduciendo en algunos conflictos y desacuerdos

A sólo unos días de haber llegado a Canadá, Harry de Sussex y su esposa Meghan Markle ya tienen algunos problemas. La prensa los estuvo acosando y la Federación Canadiense de Contribuyentes recibió una carta que exige financiación independiente a la pareja que en días pasados renunciaron a los cargos de la realeza.

Según medios locales, la pareja tuvo un desencuentro con un paparazzi, y por otro lado, 80 mil personas han firmado para que los duques puedan financiar su propio séquito de seguridad, sin usar los recursos de los contribuyentes.

Aunque el primer Ministro Justin Trudeau había dicho que la seguridad de la famosa pareja se pagaría con los ingresos de los contribuyentes canadienses.

En contraposición a las últimas noticias, el príncipe Harry declaró hace semanas que renunció a sus responsabilidades en la realeza porque quiere alejarse “de todo lo que ha conocido para dar un paso adelante en lo que espero pueda ser una vida más pacífica”.