La expresidenta de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna señaló que, tomar suplementos de vitamina D reduce el riesgo de infección aguda del tracto respiratorio

“Durante esta pandemia que ha trastocado el orden mundial, se ha logrado determinar que entre los factores de riesgo más importante para presentar complicaciones relacionadas con la infección COVID–19 están: sufrir de diabetes mellitus, obesidad y enfermedades cardiovasculares, renales o respiratoria; y estas condiciones también se han relacionado con bajos niveles de vitamina D”. Así lo señala la doctora Trina Navas, expresidenta de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna. 

Existen muchos factores característicos que pueden modificar el estado de la vitamina D, además de la edad, salud, el comportamiento de exposición al sol, la latitud (presencia de las 4 estaciones), ropa y nutrición. Otro de estos factores es el origen étnico, aunque aún no se ha demostrado, la deficiencia de vitamina D podría contribuir a las diferencias entre las razas blanca y negra (presencia de más melanina) en los resultados adversos del COVID-19, ya que la piel es la principal fuente de vitamina D.

La doctora Navas, con base en diversos datos publicados, comentó que múltiples estudios demuestran que tomar suplementos de vitamina D reduce el riesgo de infección aguda del tracto respiratorio, por lo que podría considerarse como una alternativa preventiva o terapéutica para las infecciones respiratorias, como el COVID-19. Actúa en 4 etapas:

Etapa 1: podría frenar la infección viral, debido a que la producción local óptima de
vitamina D activa fortalece las vías respiratorias.

Etapa 2: una vez iniciada la infección, la vitamina D podría modularla porque, al parecer, regula algunos elementos clave en las células infectadas.

Etapa 3: Tomar vitamina D parece que mejora la respuesta inmunitaria del cuerpo contra el virus y podría determinar que la infección sea más leve.

Etapa 4: La vitamina D también inhibe la respuesta inflamatoria, por lo que podría reducir la gravedad y riesgo de mortalidad por COVID-9

Estudios han demostrado que los pacientes hospitalizados con enfermedad grave por COVID-19 tienen niveles más bajos de vitamina D que aquellos con enfermedad más leve y que permanecen en cuarentena en casa, comentó la especialista reseñada en nota de prensa.

Los expertos de diferentes partes del mundo opinan que la vitamina D reduce la gravedad del COVID-19, es decir, personas con niveles adecuados de esta vitamina en sus organismos presentan menos inflamación y sufren síntomas más leves de neumonía, trombosis, etc. “Por lo tanto, los suplementos, en especial en dosis de 2.000 UI, constituyen una opción relativamente sencilla para disminuir el impacto de la pandemia”, concluye la doctora Navas.