A menos de un año de haber dado a luz, Allyson Felix superó el récord de medallas de oro ostentado por Usain Bolt y además logró que Nike introduzca cláusulas de respeto contractual durante el embarazo.

A finales de 2018 la laureada atleta Allyson Felix, tomó una decisión que podría mermar su carrera deportiva: ser madre. Dio a luz a su bebé Camryn y poco después tuvo una reunión con su principal patrocinador, el gigante Nike, para renovar el contrato.

“Sí, cobrarás 70% menos que antes”, le respondieron. Ella aceptó, pero puso una condición: “quiero garantías de que no me dejarán de pagar si mi rendimiento no es el esperado después de ser madre”. Los ejecutivos de Nike no aceptaron, pues no querían arriesgarse. Felix quedó sin su mayor sponsor en pleno puerperio, período de mayor susceptibilidad de una madre.

En la más reciente cita mundialista del atletismo, Felix de 33 años, patrocinada ahora por la marca Athleta; lideró los relevos 4×400 mixto en la final y el femenino de Estados Unidos, en la semifinal, para conseguir las que son sus medallas 12ª y 13ª. Nadie en la historia ha ganado tantas, ni siquiera Usain Bolt, quien se quedó en 11.

En mayo de este año, Felix se unió a las denuncias de discriminación de otras compañeras y en una columna publicada en The New York Times, contó cómo la política discriminatoria de Nike la había impulsado a levantar su voz en contra de los prejuicios machistas, que aún pesan demasiado en los consejos de administración de las grandes transnacionales.

“He sido uno de los atletas más comercializados de Nike. Si no puedo asegurar las protecciones de maternidad, ¿quién puede?”, reflexionaba la medallista.

“Si tenemos hijos, corremos el riesgo de recortes salariales de nuestros patrocinadores durante el embarazo y después. Es un ejemplo de una industria deportiva donde las reglas todavía están hechas principalmente para hombres”.

Meses después de aquella denuncia pública, Felix ganó otra carrera: el vicepresidente de marketing global de Nike, le envió una carta para anunciarle una nueva política contractual no discriminatoria.

Al respecto de sus más recientes logros, el diario español El País, quiso destacar que: cuatro de los oros mundiales de Felix, quien también ha ganado seis olímpicos, son individuales (tres en los 200m y uno en los 400m, su verdadera especialidad) y nueve son de pruebas por relevos (uno mixto, tres en 4×100, y cinco en 4×400); una mayoría en pruebas colectivas que antes que delatar el privilegio que tienen los sprinters a ser multimedallistas en cada campeonato, derecho del que carecen la mayoría de los demás atletas, delata más que nada la generosidad, el compromiso, la durabilidad (su primer título mundial data de Helsinki 2005, victoria en los 200m) y, sobre todo, la capacidad de liderazgo y deseo de emulación que desprende la mujer que no ha lamentado en absoluto haber tomado la palabra —“con el silencio no se cambia el mundo”, dice— y haber expuesto al mundo cómo tratan los dirigentes a las mujeres.