Tal vez se piense que es una enfermedad, pero en realidad no lo es

Las manchas de tonos rojizos o marrones que se presentan en el lagrimal de algunos perros son frecuentes y son consecuencia de un lagrimeo excesivo del ojo.

Las lágrimas contienen sales minerales, que en contacto con el aire se oxidan y crean esas manchas oscuras, que hace que nuestros perritos no se vean tan bonitos. Si el lagrimeo es excesivo y continuo la zona se mantiene húmeda y se generan bacterias y hongos que pueden provocar infecciones.

Para acabar con esto te recomendamos que, si el perro es de pelo largo, se le corte en la zona de los ojos; mantener la zona lo más seca posible, para que no se siga produciendo esta oxidación; también existen medicamentos para ello, pero primero debes consultarle al médico veterinario.