Las criaturas fueron liberadas el pasado 11 de septiembre en un santuario de vida silvestre de 988 acres en Barrington Tops, justo al norte de Sydney, Nueva Gales del Sur, informó la BBC

Los marsupiales carnívoros, clasificados como en peligro de extinción, fueron reintroducidos en el continente por la ONG australiana Aussie Ark, que ha estado trabajando para conservar la especie durante los últimos 10 años.

“En 100 años, vamos a mirar hacia atrás a este día como el día que puso en marcha la restauración ecológica de todo un país”, dijo Tim Faulkner, presidente de Aussie Ark.

Los actores de Hollywood Chris Hemsworth, originario de Australia, y Elsa Pataky también estuvieron presentes para ayudar a Aussie Ark con la liberación.

Foto: Cortesía WildArk

Los demonios de Tasmania murieron en el continente tras la llegada de los dingos, una especie de perro salvaje. A partir de entonces, solo pudieron ser encontrados en Tasmania, una isla de la costa sur de Australia. Su número disminuyó aún más tras la propagación de un cáncer contagioso en la década de 1990, dejando aproximadamente 25.000 animales, según National Geographic.

Los marsupiales no son más grandes que un perrito faldero y se cree que su nombre proviene de su chillido agudo. Son famosos por pelearse por los cadáveres de los animales, que trituran con la fuerza aplastante de sus mandíbulas. No representan ninguna amenaza para la agricultura o los humanos, según los expertos en animales, informó la BBC.

Faulkner señaló que “no solo es la reintroducción de uno de los animales más queridos de Australia, sino de un animal que diseñará todo el entorno que le rodea, restaurando y reequilibrando nuestra ecología forestal después de siglos de devastación por la introducción de zorros y gatos y otros depredadores invasores”.

Los demonios de Tasmania son depredadores nativos del ápice y son los marsupiales carnívoros más grandes del mundo. Su reintroducción ayudará a controlar las poblaciones de zorros y gatos salvajes que cazan otras especies en peligro de extinción. Los demonios, al ser depredadores, también ayudarán a mantener su entorno libre de enfermedades.

Foto: Corteía – WildArk

Aussie Ark tiene un activo programa de reproducción, que ha crecido de 44 en 2011 a más de 200 en la actualidad. En una prueba anterior, liberaron 15 demonios de Tasmania, lo que significa que ahora son 26 en el continente. El programa utiliza métodos que fomentan el comportamiento natural de las criaturas, dándoles una mejor oportunidad de sobrevivir en la naturaleza.

Dos liberaciones más, cada una de 20 demonios de Tasmania, están planeadas para los próximos dos años. Cada animal liberado será marcado y rastreado para fines de investigación y científicos.