Cuando la mascota pierde mucho pelo, puede que tenga limpiarlo constantemente; y para algunas personas esto puede resultar irritante, pero otras lo aprovechan

Soleil Pond, la dueña de Nimbus, un enorme perro blanco, no desperdició el pelo caído de su perro.

“Empecé a conservar su pelo desde que vi que tenía un increíble potencial industrial, desde el afelpado hasta el tejido en hilo”, dijo Soleil.

“Siempre quise hacer algunos recuerdos de su piel para algunos familiares en todo el país que no han tenido la oportunidad de conocerlo”.

Al principio, no sabía qué hacer con todo el pelo. Así que su amiga Charlotte Lake le sugirió hacer un par de botas de piel de las suaves mechas blancas de Nimbus.

“Sabía que ella tenía una tendencia a hacer artesanías y a acampar, así que le pasé un montón de pelo”, dijo Soleil.

Su ingeniosa amiga pasó dos días tejiendo un par de botas blancas. Soleil dijo que no estaba completamente segura de cómo se vería el producto final, pero Charlotte no la decepcionó.

Soleil fabricó un par de botas blancas altas con huellas de patas negras en la parte de los talones, algo muy apropiado porque las botas fueron hechas con el pelo del perro.

“Quedé completamente fascinada al verlas, los detalles de las huellas de las patas combinan tan bien que quiso rendirle un homenaje al animal del que provenían”, dijo Soleil.