Según el informe Human Animal Interaction Booklet, elaborado por el Centro Waltham, los fieles amigos (mascotas) reducen el estrés, la frecuencia cardíaca y la presión arterial en las personas

El Blue Monday de este año es hoy, 18 de enero, además es un mes donde factores climatológicos, económicos y motivacionales influyen en el estado de ánimo de las personas, de modo que, desde Edgard & Cooper proponen una serie de consejos para enfrentar este día y uno de ellos tiene que ver con las mascotas.

Las personas que tienen una mascota en su vida están de suerte. No sólo brindan alegría, lealtad y un amor incondicional; sino que tener una mascota en la vida también tiene grandes beneficios para el estado de ánimo y la salud mental.

Las mascotas son la vacuna perfecta para el Blue Monday, son el antídoto contra la tristeza. Durante el 2020, con todos los meses que la población ha pasado en sus hogares, se ha enfatizado aún más si cabe el valor de la compañía de las mascotas y los múltiples beneficios que tienen para las personas. Las mascotas han evolucionado para adaptarse al comportamiento y las emociones humanas. Los perros pueden entender muchas de las palabras que usan sus dueños e incluso pueden interpretar su tono de voz, su lenguaje corporal y sus gestos como un medio para comprender su estado emocional y cómo se sienten.

Los gatos, a pesar de su fama de ariscos e independientes, también ayudan a aliviar el estrés. Su ronroneo es medicamente terapéutico para algunas enfermedades de los humanos y puede ayudar contra la ansiedad y la dificultad para respirar, sin olvidar que son los perfectos compañeros para aquellos que buscan tranquilidad con dosis de hiperactividad en algunos momentos. Acariciar a un gato o perro durante sólo 5 minutos ayuda a reducir el estrés y jugar con ellos aumenta los niveles de serotonina y dopamina que calman y relajan el sistema nervioso.

La interacción positiva humano-animal aumenta los niveles de oxitocina en el cerebro, una hormona que está involucrada en el reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales y en la formación de relaciones de confianza y generosidad, lo que contribuye al bienestar de las personas. En definitiva, las relaciones con las mascotas ayudan a sus dueños a sentirse tranquilos, cómodos y en confianza. Desde sus recibimientos al llegar a casa, hayan estado solos 5 minutos o 5 horas, hasta jugar con ellos, reírse con o de ellos, dormir o simplemente relajarse en su compañía, las mascotas alegran el día a día.