Los resultados de los estudios fueron publicados esta semana en la revista Scientific Reports

Un equipo de psicólogos de las Universidades de Sussex y Portsmouth, en el Reino Unido, realizó dos experimentos que determinaron que entornar los ojos y parpadear lentamente ayuda a establecer contacto con los gatos. Los expertos indicaron que esta acción equivale a una sonrisa para los felinos.

En el primer experimento de la investigación participaron 21 gatos y sus dueños. Los especialistas mostraron a los participantes cómo entornar y parpadear y les pidieron aplicar la técnica, a una distancia de aproximadamente un metro de los animales. Los psicólogos observaron que esta acción aumentaba la probabilidad de que un gato contestara a un humano de la misma manera, en comparación con el momento en que no interactúan de ninguna manera.

Asimismo, 24 felinos participaron en el segundo experimento, donde los dueños fueron reemplazados por los investigadores. Los psicólogos determinaron que la misma acción les ayudó a establecer contacto con los felinos: aumentó la posibilidad de que los gatos respondieran entornando los ojos a los investigadores y de que se les acercaran.

Jean-Paul

Tasmin Humphrey, una de las autoras del estudio, destacó que “entender las formas positivas en las que gatos y humanos interactúan puede mejorar la comprensión pública de gatos, mejorar el bienestar de felinos y decirnos más sobre las capacidades sociocognitivas de esta especie poco estudiada”.

También, Humphrey ofreció dos teorías sobre por qué los gatos entornan la mirada de esta manera. Según la primera, los animales notaron que los humanos evalúan esta acción como positiva y pueden recompensarlos. Mientras tanto, la segunda teoría indica que los gatos entornan para interrumpir una larga mirada, a la que consideran una señal de amenaza.