Próximamente, los investigadores esperan estudiar cuatro moléculas más para comprobar su bioactividad

Un estudio realizado por el Grupo de Investigación en Quimioinformática y Nutrición de la Universidad Rovira i Virgili (URV), de Tarragona (España), demostró que un nuevo fármaco, el Sarafloxacin, un antibiótico de uso veterinario, inhibe una enzima clave en el replicado y transcripción del virus de la COVID-19.

La iniciativa europea de validación experimental, Covid Moonshot, efectuó estudios para comprobar su bioactividad y los resultados confirmaron que es el tercer fármaco de los siete identificados por este grupo de investigación que inhibe la enzima M-pro.

Los resultados experimentales con Sarafloxacin han demostrado también que su capacidad para frenar la réplica del virus es aún más elevada, que los dos fármacos antinflamatorios que habían validado inicialmente.

Los investigadores han demostrado que este antibiótico de uso veterinario, presenta una bioactividad del 20%, a una concentración de 50 micras (unidad de longitud equivalente a una milésima parte de un milímetro).

Según Gerard Pujadas, investigador principal del grupo de investigación, esta nueva confirmación apunta que la metodología computacional diseñada en la URV “es altamente efectiva para detectar inhibidores de la M-pro en bases de datos moleculares”.