Adoptar, cuidar y esterilizar son unas de las soluciones para disminuir la gran población de gatos y perros que no cuentan con un hogar, incluso los comunitarios

El Día Internacional del Animal Sin Hogar surgió con el fin de promover campañas, programas e ideas para la solución a la superpoblación de animales de compañía en condición de calle. Se celebra el tercer sábado de agosto.

Esta fecha se conmemora desde el año 1992, por iniciativa de la
Sociedad Internacional de Derecho Animal (Isar por sus siglas en inglés).

En Venezuela existe la Misión Nevado, organización gubernamental que brinda atención y protección a los animales en situación de calle de manera gratuita. Esta institución realiza jornadas de esterilización para evitar la sobrepoblación y su abandono.

La tenencia responsable es una de las maneras de evitar el sufrimiento y la muerte de animales que se encuentran en las calles.

Concienciación acerca de la adopción de animales en situación de calle: Vea cómo era la vida de Lenteja antes de ser adoptada por Paca

En algunos países, esta fecha se conmemora por ser el Día de San Roque, conocido como el patrono de los perros, su imagen se utiliza como protector de las mascotas.

¿Por qué a San Roque lo acompaña un perro?

San Roque sufría una peste, motivo por el cual decidió aislarse para no contagiar a las demás personas. Estando separado, un perro de nombre Melampo le llevaba pan que robaba diariamente de la mesa de su amo, este último, ante las continuas salidas del perro, lo siguió hasta el lugar donde llevaba la comida y halló al beato, a quien llevó consigo a casa y lo curó.

En agradecimiento a este gesto surgió una gran devoción hacia el perro por su actitud fiel con el santo.

Verónica Ríos, devota de San Roque, expresó que “cuando mis dos perros mestizos estuvieron extraviados en la ciudad de Los Teques (capital del estado Miranda), le pedí a San Roque con mucha fe que aparecieran mis perros, él sabía la tristeza que yo tenía al estar sin ellos, sin saber cómo estaban o si habían comido; si les había sucedido algo malo o si los estaban maltratando”.

“Le ofrecí una misa a este santo cuando encontrara a mis perros, y efectivamente así fue, dos días después de haber conseguido a mis dos perros le mandé a hacer una misa por el favor concedido, y hasta lo publiqué en el periódico con la foto de mis dos perros”.