Lamb Chop fue adoptada en la Sociedad Humanitaria del Condado de Washington (WCHS) en diciembre de 2014

Una maltés de 12 años que sobrevivió seis años en un criadero de cachorros venció a 10.000 participantes en un concurso de belleza canina. Ahora la pequeña Lamb Chop y su dueña, Christin Schubert, promueven la adopción de mascotas y el fin de los criaderos de cachorros.

Lamb Chop, llamada así por la famosa marioneta sin dientes de la ventrílocua Shari Lewis, robó el corazón de Schubert con su historia.

Su vida comenzó en un criadero (fábrica) de cachorros, donde la tímida maltesa dio a luz varias veces durante seis años. “Cuando la rescataron, los veterinarios locales tuvieron que quitarle todos los dientes porque estaban podridos”, dijo Schubert a People.

Cortesía de la Sociedad Humanitaria del Condado de Washington

Humane Society también le diagnosticó tumores mamarios, una infección en la piel y oído de coliflor como resultado de infecciones de oído sin atención. Trataron a la perrita con sus propios recursos.

“Creo que, desafortunadamente, se acostumbró tanto al dolor crónico que piensa que así es la vida”, lamentó la gerente de operaciones del CMEH, Tina Duris. La perrita peleaba con las puertas y al principio tenía miedo de ser abrazada, pero rápidamente se volvió “muy cariñosa”.

El cuidado cariñoso de Schubert, más el entrenamiento formal que recibió, le ayudó a Lamb Chop a deshacerse de la timidez que le quedaba. Como reconocimiento a la extraordinaria transformación de la maltes, Schubert la inscribió en el tercer Concurso de Perros de Rescate más Bonitos del Mundo de la revista People, patrocinado por Pedigree.

En septiembre, la pareja se llevó una grata sorpresa: Lamb Chop ganó el primer lugar. Además de un año de suministro de comida para perros, $ 1000 para el grupo de rescate de animales que elija y un lugar de invitado en Good Morning America, la pareja de repente tenía una enorme plataforma para difundir su mensaje.

Desde que perdió sus dientes, la lengua de Lamb Chop a menudo cuelga de su boca, pero Schubert dice que esta peculiar característica atrae a multitudes en las exposiciones de mascotas.

Cortesía de Christin Schubert

La vida actual de Lamb Chop está a un millón de millas de la miseria que vivió en la fábrica de cachorros. Schubert dice que a Lamb Chop le encantan los juguetes de peluche, y la llama “una verdadera Wisconsinita” por su obsesión por el queso.

“Todavía es tímida”, dijo Schubert, “pero estamos trabajando en eso”. Siempre le digo a las personas que creo que es súper valiente y resistente, teniendo en cuenta lo que ha pasado (…) Tiene una increíble alegría para vivir”.