Los investigadores comenzarán con ocho perros, que durante tres semanas pasarán por un proceso llamado “odor imprinting” (impresión de olor)

La Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, realizó un estudio en el que se observa la sensibilidad de los perros ante el coronavirus (COVID-19), en especial en pacientes asintomáticos.

El propósito de este estudio es entrenar a los perros para que ayuden en hospitales y entornos comerciales, en los que aplicar pruebas es más desafiante. El Centro de Biología Química del Comando de Desarrollo de Capacidades de Combate del Ejército de Estados Unidos participa en el estudio.

En un laboratorio, los perros serán expuestos a muestras de saliva y orina de personas positivas para COVID-19, colocadas en pequeños envases. Luego se evaluará si los perros pueden diferenciar entre muestras positivas y negativas.

También, el gobierno británico aprobó realizar unos ensayos con perros para establecer si pueden ser entrenados para detectar a través del olfato si las personas tienen COVID-19 antes de mostrar síntomas.

El gobierno ya ha destinado 500.000 libras (570.000 euros) para estas pruebas, como manera de recurrir a otro método de detección para controlar el coronavirus en el país.

Los ensayos estarán a cargo de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM), la Universidad de Durham y la organización benéfica Medical Detection Dogs, reportaron los medios.

Esa entidad benéfica ha conseguido entrenar a perros para captar a través del olfato algunos tipos de cáncer, parkinson y malaria, por lo que estima se podrá hacer lo mismo con la COVID-19.

Seis labradores y cocker spaniel han comenzado el entrenamiento básico para la prueba. En la fase inicial, los investigadores planean recolectar muestras de olor de personas infectadas y no infectadas.

Si los ensayos dan resultados, se estima que cada perro podrá hacer un reconocimiento a unas 250 personas por hora, método considerado idóneo para aeropuertos, por ejemplo.