Los pacientes del sexo masculino asisten a la consulta con el especialista cuando ya presentan dolor y complicaciones de salud

Tanto mujeres como hombres presentan los mismos síntomas del estreñimiento, pero la población de sexo masculino no acude al médico en una etapa temprana de la enfermedad, sino que van a consulta cuando ya tienen dolor y presentan otras complicaciones como la fisura anal, el sangrado ano rectal o las hemorroides, según afirma el especialista gastroenterólogo, César Louis.

“Es un hecho que los pacientes masculinos consulten menos a los doctores, porque acostumbran a quitarle importancia o minimizar lo que sienten. La mujer es mucho más preocupada por su salud que el hombre y acude al especialista precozmente, cuando aparecen los primeros síntomas y antes de que la enfermedad ‘agarre cuerpo’”, afirma el especialista.

Es común, señala el especialista, que cuando los hombres acuden a la consulta ya tienen complicaciones de salud ocasionadas por el estreñimiento no tratado como lo son las fisuras anales, las hemorroides trombosadas, el dolor ano rectal, el sangrado ano rectal y el prurito anal.

El estreñimiento crónico se caracteriza por la infrecuencia evacuatoria y la dificultad en el pasaje de las heces. Otras señales de esta enfermedad son la expulsión de heces duras, esfuerzo defecatorio, sensación de evacuación incompleta y bloqueo. Ante la presencia de estas características la respuesta masculina es lenta.

Tratamientos para el estreñimiento crónico

Para  tratar esta afección, en una primera etapa, los especialistas recomiendan aumentar la ingesta de líquido, de 4 a 6 vasos de agua al día; consumir de 20 a 30 gramos de fibra diarios, hacer ejercicios, caminar y crear el hábito matutino de evacuar yendo al inodoro después de desayunar y pujar con intensidad media durante 5 minutos.

“Si no mejora con esas medidas básicas, los pacientes toman fibra comercial y también laxantes. Si después de esta otra fase la persona continúa con estreñimiento, entonces ameritan tratamiento procinético, como es la Prucaloprida, un fármaco capaz de hacer que el colon aumente las contracciones en fuerza y frecuencia para expulsar las heces y mejorar las evacuaciones”, explica Louis.

Para las hemorroides se indican medicamentos locales con cremas y supositorios, además de tomar fármacos para que la sangre circule mejor por las venas. En cuanto a las fisuras anales, se prescribe el uso de crema nitratada para disminuir la presión del canal anal y lograr la cicatrización. En un último caso se indicaría tratamiento quirúrgico, pero el médico explica que esto no es común.