El comportamiento de estas aves explicaría el factor “prosocial” explicaron investigadores

Según un estudio realizado por dos investigadores, y publicado en la revista Current Biology, se demostró que los loros grises africanos no dudan en ayudarse para obtener alimento, de la misma forma que lo hacen los humanos y los simios.

La coautora de la investigación, Désirée Brucks, perteneciente al Instituto Ornitológico Max Planck de Alemania, explicó que este hallazgo confirma que los loros grises africanos se ayudan de forma voluntaria y espontánea para alcanzar un objetivo, “sin que ello suponga un beneficio inmediato para ellos mismos”.

Para desarrollar el estudio, los investigadores escogieron a varios loros grises africanos y guacamayos de cabeza azul, lo que les valió para confirmar las diferencias entre estos dos tipos de aves.

El experimento consistía en que los animales intercambiaran fichas por nueces con los investigadores, a lo que ambas especies de pájaros se prestaron con entusiasmo.

En una segunda fase, uno de los pájaros tenía que darle la ficha a otro para que este consiguiera la nuez, mientras el primero no sacaba nada a cambio, experimento en el que solo los loros grises africanos accedieron a participar.

Otro coautor de la investigación, Auguste von Bayern, aseguró que “los loros grises africanos estuvieron motivados para ayudar a los demás, incluso si el otro individuo no era conocido”.

Aunque los loros no dudaban en ayudar a cualquier congénere, los investigadores notaron que si entre ambos animales había una relación de “amistad”, el que tenía a disposición las fichas se las daba con más frecuencia al otro, para que pudiera lograr más alimento.