Inteligencia artificial, big data y aprendizaje computarizado son algunos de los desafíos y oportunidades que estas nuevas herramientas ofrecen a los veterinarios

A propósito del Día del Médico Veterinario, que se celebra el 21 de julio, les contamos cómo afectan las tecnologías a esta hermosa profesión.

Luego de las conclusiones que ofreció el Comité Coordinador Europeo de Formación Veterinaria (Eccvt, por sus siglas en inglés), conformado por la Asociación Europea de Establecimientos para la Educación Veterinaria (Eaeve), la Junta Europea para la Especialización Veterinaria (Ebvs) y la Federación de Veterinarios de Europa (FVE), al finalizar un seminario para explorar el potencial del uso de las herramientas digitales disponibles concluyeron lo siguiente:

  • Actualmente el teléfono móvil es una fuente de información inmediata y la forma de comunicación e interacción entre los veterinarios y sus clientes que minimiza el contacto personal, utilizando cada vez más soluciones digitales o redes sociales.
  • Las opiniones reflejadas en comentarios de redes sociales y sitios Web, influyen en la toma de decisión de quienes optarán por los servicios veterinarios.
  • Los sistemas de gestión para las clínicas y hospitales veterinarios facilitan el acceso a los servicios que ofrecen: como solicitud de citas, diagnósticos remotos y recordatorios de tratamientos médicos.
  • Grandes empresas de tecnología están invirtiendo dinero en el desarrollo y proporción de soluciones digitales para todos y una de ellas es la inteligencia artificial (IA).
  • Según el Eccvt, “los veterinarios que utilicen mejor las tecnologías digitales serán los que más éxito tendrán en el futuro. Los profesionales deben confiar en las máquinas y aprender a usarlas, no a competir con ellas”.
  • Los ordenadores entregan resultados basados en la información que reciben, por lo tanto, la enseñanza de las próximas generaciones de veterinarios debe enfocarse en el pensamiento crítico y la evaluación de la información.
  • Los planes de estudios deben adaptarse a la era digital; los futuros veterinarios deben comprender cómo funcionan la IA y demás tecnologías.