Numerología, sonoterapia, constelaciones familiares… Erika Ramos se ha formado para hacer diagnóstico y tratamiento del alma, y no solo una carta astral: “Por eso hablo de astroterapia”, afirma la astróloga de Contrapunto, que todos los domingos comparte sus predicciones

Si dos palabras pueden describir a alguien, las de Erika Ramos serían “buena vibra”. Porque esta astróloga nacida en Caracas el 19 de diciembre de 1972 –“soy sagitario con ascendente en acuario”, aclara- lo primero que hace es estrecharte la mano, y su segundo paso es mirarte a los ojos profundamente sin abandonar la sonrisa.

Erika Maryori Ramos Ravelo es un dechado de sorpresas. Estudió con religiosas y quiso ser monja, desde pequeña veía imágenes y se conectaba con la energía de la gente: “Veía y sentía cosas”. Fue su exposo, Alejandro, un hombre ingeniero y racional, quien le propuso formarse en el ámbito de la astrología.

Desde el mes de junio se incorporó al equipo de Contrapunto como astróloga, pero con su particular visión sobre este asunto: El horóscopo no es una verdad escrita en piedra, sino una tendencia que cada quien debe trabajar para desarrollar o para cambiar.

“La astrología es una combinación de números con intuición. Desde niña se me hace más fácil recordar la fecha de nacimiento, que el nombre de la gente”, admite. Y remate: “Con la astrología me siento como pez en el agua”.

Basta escuchar su historia para concluir que es una mujer dedicada al estudio, con grandes inquietudes intelectuales y espirituales, que buscó y sigue buscando.

“Desde pequeña estuve en colegios religiosos, hice catequesis. Como a los 20 años empecé a buscar otra cosa y comencé a estudiar metafísica en el centro de Conny Méndez; también leí para hacerme yogui”, relata. Pero allí no halló las respuestas a tantas preguntas.

Su maestra María Grazia Pantalone le sugirió estudiar cabalá como camino espiritual “para encontrar lo que no había encontrado: algo que me llenara y respondiera mis preguntas, porque como sagitario siempre estoy buscando la verdad, algo que me explique el sentido de la existencia”.

En la cábala encontró respuestas, pero por su oposición a reglas y doctrinas decidió tomar de cada cosa lo que le sirve, sin que medie la religión. Como las personas se le acercaban a contar sus cosas y a consultar su opinión, su entonces pareja le propuso formarse en astrología. Lo hizo, también, con María Grazia Pantalone. Así “empecé a conectarme con la intuición cada vez más”.

No conforme con eso, se preparó en numerología, en los registros akashicos (internet cósmico), en tarot. Sus otras maestras han sido Glenda Niño (en registros akashicos), Auristela Guardia (como thetahealer), Sofía Gil (en radiestesia y sonoterapia), Anabel Lozano (arteterapia con mandalas) y María Elena Núñez (constelaciones familiares).

“La astrología es como el médico internista, que ve todo” y que se complementa con las terapias como la terapia con mandalas. Por ejemplo “estoy estudiando psicoterapia gestáltica y ahora veo cómo la carta astral facilita la consulta”.

Una sesión de trabajo con Erika Ramos dura por lo menos dos horas, para poder no solo leer la carta astral, sino cómo las efemérides astrológicas inciden sobre la persona que consulta, el trabajo que tendrá por delante por un año y la terapia. “Todo lo he combinado para poder hacer diagnóstico y tratamiento; por eso hablo de astroterapia y no solo de la consulta como si fuese un oráculo”, subraya.

A Erika Ramos se la puede seguir en su cuenta en Instagram: v@erikaramosylosastros.

También se la puede ubicar por el número telefónico 04122530477. Los viernes a las 5:30 pm participa en el programa de Aryeli Vera que se transmite por Unión Radio 90.3 FM. Y todos los domingos en Contrapunto.com.