Exigen que la empresa se comprometa públicamente a no apoyar al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas estadounidense

Cientos de empleados de Google pidieron a la compañía, el pasado miércoles 14 de agosto, que no trabajen con los funcionarios de migración de Estados Unidos hasta que dejen de “participar en abusos de los derechos humanos”.

La petición, firmada por 600 trabajadores, llegó después de que se conociera que el cuerpo encargado de la protección de las fronteras (CBP) abrirá un concurso masivo para contratos de computación en la nube.

Google es uno de los grandes proveedores de computación en la nube, y sus rivales en este mercado son los gigantes -también estadounidenses- Amazon y Microsoft. 

Foto: EFE

“El proveedor de la nube que gane, modernizará la infraestructura del CBP y facilitará sus abusos contra los derechos humanos”, denunciaron los trabajadores a través de una copia de la petición publicada en el sitio medium.com.

Expresaron: “Es hora de unirnos nuevamente y dejar claro que no trabajaremos en ningún contrato de este tipo”. 

La agencia de noticias AFP asegura que Google no respondió a las peticiones de comentarios realizadas por ésta. 

La petición realizada por los trabajadores exige que la empresa con sede en Silicon Valley se comprometa públicamente a no apoyar al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados y el CBP.

Foto: EFE

Los solicitantes aseguran que al dar soporte tecnológico a esas agencias en el clima político actual, Google estaría “comercializando su integridad por unos pocos beneficios, y uniéndose a una estirpe vergonzosa”, afirmaron los trabajadores de la compañía. 

Google abandonó el año pasado una licitación para conseguir un contrato de computación en la nube del Pentágono, que podría llegar a ser por un monto de 10.000 millones de dólares, después de que los trabajadores pidieran a la compañía mantenerse fuera del negocio de la guerra.