El impuesto digital propuesto por el gobierno francés es de 3% sobre los ingresos anuales totales de las empresas que prestan servicios a los consumidores franceses

Los gigantes tecnológicos estadounidenses Amazon, Facebook y Google y otras empresas líderes del sector unieron fuerzas el pasado lunes 19 de agosto en Washington para denunciar el reciente impuesto de Francia al sector digital, que consideran retroactivo y discriminatorio.

El presidente estadounidense, Donald Trump, está evaluando tomar represalias contra esta nueva tasa -aprobada en Francia el 11 de julio- con aranceles punitivos sobre las importaciones de vino francés, lo que provocó una investigación por parte de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR). 

Las compañías comparecieron en una audiencia del USTR sobre posibles contramedidas, y fueron unánimes en sus quejas, considerando el impuesto como “un precedente preocupante”. 

Foto: EFE

El llamado impuesto GAFA (acrónimo de Google, Amazon, Facebook y Apple), que Washington considera injusto, agrega otro punto de conflicto en las disputas comerciales transatlánticas que también incluyen el comercio de acero, aluminio, automóviles, aviones y agricultura. 

El impuesto propuesto del 3% sobre los ingresos anuales totales de las empresas que prestan servicios a los consumidores franceses se aplica solo a las empresas tecnológicas más grandes, que su mayoría tiene sede en Estados Unidos. 

Foto: AFP

Para Amazon, para el cual Francia representa el segundo mayor mercado europeo para el comercio electrónico, el impuesto “crea una doble imposición”, dijo Peter Hiltz, director de planificación fiscal del gigante minorista en línea. 

Alrededor del 58% de las ventas de Amazon son a través de empresas asociadas, que pueden verse impactadas.

 Las empresas tecnológicas temen además que otros países sigan el ejemplo de Francia.