Pese a las acusaciones la empresa multicolor reiteró que no tiene ningún tipo de alianza laboral con China. Inclusive en 2010 retiraron sus servicios en el país asiático en señal de protesta a las regulaciones de internet

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró el martes que “echará un vistazo” a Google y su posible cooperación con el Gobierno chino, una acusación negada de inmediato por el gigante de internet.

La nueva amenaza de Trump se basa en un comentario infundado del multimillonario de la tecnología Peter Thiel, que acusó a Google de haber trabajado con el gobierno o con los militares de China.

“El multimillonario inversor en tecnología Peter Thiel cree que Google debería ser investigado por traición”, dijo Trump en un tuit. “¡Un tipo genial y brillante que conoce este tema mejor que nadie! ¡La Administración de Trump echará un vistazo!”.

Google afirmó que las acusaciones eran infundadas y cuestionó los motivaciones de Thiel, partidario de Trump desde hace mucho tiempo y miembro de la junta directiva de Facebook. 

“Como hemos dicho antes, no trabajamos con el Ejército chino”, expresó Google en un comunicado enviado a la AFP. 

La empresa multicolor retiró su motor de búsqueda de China en 2010 en protesta por los esfuerzos de Pekín para censurar su funcionamiento. La compañía, sin embargo, comenzó recientemente a trabajar en una versión de su motor para China, aunque dijo que había planes de implementarla.


Trump ha culpado reiteradamente a Google de “sesgo” contra él y sus partidarios.

A principios de este año, el mandatario criticó a la compañía por retirarse de la licitación de un gran contrato informático del Pentágono. Actitud que suavizó después de reunirse con el director ejecutivo de Google, Sundar Pichai.

Google ha limitado sus operaciones comerciales en China, pero una información de este año reveló que uno de sus científicos participó en un proyecto de investigación que podría tener aplicaciones tanto civiles como militares en el gigante asiático.