Las autoridades quieren comprobar si el sistema operativo iOS, que controla en exclusiva todo el ecosistema de aplicaciones en torno al iPhone, funciona de acuerdo con las regulaciones de competencia.

Alemania anunció este lunes la apertura de una investigación al gigante tecnológico estadounidense Apple por si el sistema operativo iOS de sus teléfonos inteligentes iPhone estuviese entorpeciendo la libre competencia a sus rivales.

La Oficina Federal Antimonopolio se suma así al creciente escrutinio en la Unión Europea (UE) de las grandes empresas tecnológicas, como Google o Amazon, por sus prácticas en los ámbitos de competencia y protección de datos.

En concreto, las autoridades quieren comprobar si el sistema operativo iOS, que controla en exclusiva todo el ecosistema de aplicaciones en torno al iPhone, funciona de acuerdo con las regulaciones de competencia.

La investigación también abarcará otros asuntos conflictivos como la magnitud de los recursos tecnológicos y financieros de Apple, y el acceso a la información privada.

“Un ecosistema que se extiende en varios mercados podría ser un indicio de que una compañía tiene esa posición. A otras compañías les suele resultar muy difícil desafiar tal posición de poder”, argumentó el regulador en un comunicado.

También ahondará en el funcionamiento de la App Store, la tienda en la que se descargan aplicaciones y se compra contenido audiovisual, tras recibir quejas de “varias empresas”, indicó el organismo alemán.

“Un punto clave de la investigación será el funcionamiento de la App Store porque en muchos casos permite a Apple influir en las actividades empresariales de terceros”, afirmó en un comunicado el presidente de la oficina Federal Antimonopolio, Andreas Mundt.

Apple aseguró en declaraciones al diario estadounidense “The Wall Street Journal” que está dispuesta a debatir su enfoque con el organismo regulador alemán e iniciar un diálogo sobre cualquier cuestión.

La compañía estadounidense tiene abiertos actualmente varios procedimientos por cuestiones de competencia en la UE, como el que analiza si abusa de su posición sobre aplicaciones de música al exigirles integrar su sistema de pago.