Todo procedimiento anestésico implica riesgos para el animal y esto es importante que lo tenga en cuenta el dueño de la mascota

Feddermar Betancor, médico veterinario, especializado en analgesia y anestesia señaló que es importante que las personas sepan las diferencias entre anestesia, sedante y analgésico, explicó que en la aplicación de la anestesia el paciente pierde el reflejo deglutorio por lo que requiere entubación y no parpadea, está en estado de hipnosis, debe ser manejada la vía aérea y monitorearse en todo momento sus signos vitales, mientras que en la sedación no hay hipnosis, el paciente no pierde los reflejos y puede parpadear.

Detalló que “lo primero que se debe tomar en cuenta al momento de aplicar anestesia en un animal es su estado físico, hay que hacer una valoración preanestésica con exámenes de laboratorio, examen físico y estudios complementarios; en caso de que se necesiten habrá que hacer radiografías y ecografías; esto depende del tipo de cirugía que vaya a realizarse, además de los fármacos adecuados a emplear en una estrategia analgésica”.

Aclaró que la posología de los gatos es diferente a la de los perros porqué los gatos tienen deficiencia de una enzima que no degrada los fármacos igual que los perros, por ejemplo, el acetaminofén y la aspirina son medicamentos tóxicos para los gatos, a un perro se le puede medicar cada 12 o 24 horas y el gato puede ser medicado cada 48 horas.

“Aplicar anestesia en animales silvestres es muy delicado”, agregó el especialista e indicó que las aves se estresan y algunas incluso pueden morir por esta causa. “Generalmente estos animales son tratados con gases anestésicos porque son menos invasivos, simplemente se le coloca una máscara al ave, con gas anestésico para inmovilizarlo y poder hacer el procediendo, siempre controlando el fenómeno doloroso usando en paralelo analgésicos, una vez se retira el gas, el paciente se recupera con más rapidez que una anestesia inyectable” explicó.

En el caso de animales salvajes se deben tener otros cuidados, en ellos se emplean los rifles para disparar dardos con anestesia, luego se toma la vía venosa para aplicar algún anestésico, entubarlo y manejarlo con maquinarias de anestesia inhalatoria.

El especialista señaló que “no es recomendable aplicar anestesia en casa porque es necesario contar con el equipamiento y entrenamiento necesario para hacerlo, además de estar en constante monitoreo del animal”.

Especificó que lo que pudiese hacerse en casa es la sedación del animal, pero solo cuando sean casos de laceración, ya que, debido al dolor el animal se puede tornar agresivo, pero aplicar anestesia en una casa para una cirugía mayor no lo recomienda.

Respecto a los riesgos de la anestesia, explicó que “es importante conocer la clasificación de riesgos de la Sociedad Americana de Anestesiología, que va de 1 a 5 y le agregan una E cuando se trata de una emergencia, “el riesgo está siempre porque va de 1 a 5, o sea, no hay punto cero, entonces es importante que el propietario sepa que el animal siempre corre riesgo”.

“Siempre hay un riesgo que está allí, no lo podemos controlar, pero si tenemos el entrenamiento, el equipamiento, el monitoreo necesario y los fármacos adecuados se puede reducir la morbimortalidad del paciente”.


Detalló que la anestesia balanceada es un procedimiento que implica tres aspectos, hipnosis, relajación muscular y analgesia, y que ahora se le suma un cuarto elemento que es la protección del sistema neurovegetativo, y como no hay un fármaco que cumpla con estos 4 procesos hay que diseñar estrategias para cada paciente, combinando fármacos hipnóticos, analgésicos y de relajación muscular. “Todo procedimiento anestésico debe tener analgesia” aseveró.

Betancor señaló que todos los fármacos anestésicos afectan el sistema cardiorrespiratorio.

Explicó que no es recomendable sedar a un animal para viajar, en cambio aconseja suministrarle pastillas o gotas a aquellos que son muy ansiosos, siempre que lo acepte un médico veterinario previamente, ya que, algunos fármacos tienen ciertas restricciones en algunas especies debido a que son animales sumamente sensibles a ellos.

Betancor destacó que “los anestesiologos velamos por la vida de nuestros pacientes, es más que el paciente se duerma y se despierte, detrás de un procedimiento anestésico hay una serie de cambios que debemos controlar y monitorear, sea de la especie que sea”.

Este médico veterinario venezolano, quien actualmente reside en República Dominicana, es egresado de la Universidad Experimental Francisco de Miranda, ubicada en Coro, estado Falcón, realizó su formación complementaria en Medellín, Colombia, cursó diplomados en anestesia y es facilitador de talleres teórico práctico en El Salvador, Guatemala, República Dominicana y Venezuela.