Activistas de derechos humanos denunciaron el encarcelamiento de otras nueve personas en menos de mes y medio

Cuando el semáforo de la avenida Francisco de Miranda, a la altura de Parque Cristal, se ponía en rojo en sentido este-oeste, familiares de presos políticos y activistas de derechos humanos cerraban el paso, este viernes #12Ago, para gritar “liberar, liberar, a los presos por luchar”.

También exclamaron “presos políticos, presos de conciencia” ante la mirada sorprendida de transeúntes que no saben que en el país hay personas presas por razones políticas.

Así lo hicieron varias veces, como una forma de llamar la atención de la gente que pasaba. También se pararon en las escaleras del edificio donde funciona el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, a fin de solicitar el pronunciamiento de este organismo sobre los -al menos- nueve presos políticos encarcelados en el último mes y medio.

Son presos por luchar, no por delinquir, reiteraron.

Con apenas una corneta y una pancarta, los familiares y activistas pusieron su mensaje en el pavimento del municipio Chacao. Funcionarios policiales se acercaron a preguntar las razones de la manifestación.

Las detenciones han continuado porque “hay un movimiento social en ascenso”, indicó Belsaí Yánez, dirigente de Bandera Roja. “Los luchadores sociales están en la calle, están orientando luchas por cantidad innumerable de conquistas laborales, por condiciones de vida, por una situación del país”.

Yánez aseguró que el gobierno “ha arrancado a los trabajadores sus reivindicaciones, a través del instructivo Onapre los logros han sido arrancados”. Por eso el “el pueblo está en la calle” y se estudian acciones como un paro o una huelga. “A eso le teme el régimen y por eso pretende detener, con una razzia represiva, a los luchadores sociales”.

Yajaira Forero, abogada y diputada de la AN de 2015, exigió la libertad inmediata de los defensores de derechos humanos y activistas sindicales “que lo único que han hecho es defender los derechos laborales de los trabajadores”.

Las esposas de los presos políticos Alcides Bracho y Gabriel Blanco solicitaron el apoyo de Naciones Unidas para lograr su liberación.