El excanciller ecuatoriano, Guillaume Long, aseguró que “hay violación de derechos humanos que no son todos derechos civiles y políticos. También son sociales y económicos”

La crisis en Venezuela requiere de una dosis de “sensatez” para encontrar una salida lejos de “posiciones extremas”, afirma el excanciller ecuatoriano, Guillaume Long, quien reconoce “abuso de derechos humanos” causados por la sanciones de EEUU, pero también por el Gobierno de Nicolás Maduro.

“Hay que decir claramente que en Venezuela hay un crisis política, económica, social, institucional y de democracia”, dijo Long en una entrevista a Efe en Quito, donde se encuentra para apoyar la candidatura del correísta Andrés Arauz, en el balotaje del 11 de abril.

En un inusual pronunciamiento, Long, que fue canciller del expresidente Rafael Correa cuando se agravó la crisis venezolana y comenzó el éxodo masivo de migrantes, reconoce que “hay problema importantes de derechos humanos, desde luego”.

“Hay violación de derechos humanos que no son todos derechos civiles y políticos. También son sociales y económicos”, y considera que “parte del combo de la violación de derechos humanos tiene que ver con factores exógenos, con el hecho de que no se permita resolver el problema” por posicionamientos extremos entre “blanco y negro”, “buenos y malos”, típicos de la “Guerra Fría”.

“En este momento tienes un régimen de sanciones de EEUU que está causando decenas de miles de víctimas mortales anuales. Eso también es un atropello a los derechos humanos, que no es solamente causado activamente por el régimen de Maduro. Otros atropellos de derechos humanos sí pueden estar causados por el Gobierno venezolano”, sentenció Long.