Maduro ha acusado a la oposición de “robar” Citgo, y argumenta que Washington está buscando derrocarlo para controlar las reservas de petróleo de la nación de la OPEP

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos prorrogó este pasado miércoles una medida que prohíbe las transacciones relacionadas con el bono 2020, de la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) hasta julio de 2021.

La medida, con vigencia de siete meses, impide a los acreedores de PDVSA apoderarse de parte de las acciones de la filial de la petrolera venezolana en Estados Unidos, el refinador Citgo, que se utilizaron como garantía para el bono.

Una medida anterior estaba programada para expirar el 19 de enero, un día antes de que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, tome posesión.

La administración del presidente Donald Trump incrementó a inicios de 2019 las sanciones a PDVSA, como parte del esfuerzo por presionar la salida del madatario Nicolás Maduro.

Los funcionarios estadounidenses han argumentado que permitir que los acreedores controlen la compañía representaría un revés para la política estadounidense y de Guaidó.