La pandemia no solo cambió la vida de las personas; también, la de las organizaciones, y Gold’s Gym no es la excepción. La franquicia cerró espacios, como los del Centro Comercial El Recreo en Caracas y la sede de Maracaibo, y tuvo que ajustarse a los nuevos tiempos. De 15 mil usuarios pasó a 900, pero no solo por el coronavirus, sino por otros virus como el de la hiperinflación.

Con medidas de bioseguridad mantienen las clases presenciales en tres sedes: dos en Caracas (San Ignacio y Montalbán) y una en la isla de Margarita. Las dos últimas son las más demandadas, explicó Calhermi Naranjo, gerente general de la cadena de salud y bienestar integral.

Recurrieron al mercadeo directo para la retención de su base de miembros y se plantearon el cambio en el modelo de negocios. Ahora se proponen formatos más compactos. Por lo pronto, las sedes que cerraron sus puertas no volverán a abrir, confirmó Naranjo.

En sus sedes mantienen las medidas de bioseguridad, como lavado de manos, distanciamiento físico, desinfección de espacios y equipos, saneamiento profundo, detalló.