El cura Jaime Villamizar considera que una comunidad prospera cuando cambia la mentalidad y cultura de sus pobladores

Habitantes de la comunidad de Kennedy, parroquia Macarao, viven la transformación social con la edificación de la iglesia San Francisco de Asís, una casa parroquial y un centro comunitario, donde se prevé que haya un ambulatorio, un centro odontológico, una escuela de música (de la mano del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela), un comedor y una casa vecinal de usos múltiples. Incluso se propone la creación de una capilla velatoria para ayudar a las familias más pobres del barrio.

Este proyecto se realiza con el apoyo de la Corporación Inmobiliaria SMA, así como de la Fundación Adveniat (de Alemania), y presenta un avance del 70%.

El sacerdote de la localidad, Jaime Villamizar, con el respaldo de la Arquidiócesis de Caracas y del Cardenal Jorge Urosa Savino, contactó a la Corporación Inmobiliaria SMA, la cual por varios años envió juguetes para los niños y otros insumos a través de diversas jornadas para la comunidad.

Detalló el sacerdote “tuvimos que hacer la toma de posesión en una cancha de aquí del barrio con un toldito, la formación de valores en la comunidad era mínima, así que la llegada de un sacerdote a la parroquia no era tomada en cuenta porque la estructura cultural del barrio no era esa, lo que me dio una noción del trabajo que me tocaba realizar. Dios me colocó en una misión y vamos a echarle pierna”. Esta iglesia fue inaugurada en julio de 2018.

Anteriormente los feligreses de Kennedy se reunían para rezar y mantener viva la fe en la comunidad en un galpón -como ellos mismos lo describen- de 8 metros de largo, con techo de zinc.

El padre indicó que se han disminuido las muertes violentas en la comunidad, debido a la integración de los vecinos a las actividades religiosas que se realizan en el sector.

Además dijo que “en medio de tanta crisis social y política que vive nuestra nación, lograr que en un barrio de tanta precariedad y necesidad se esté construyendo un centro comunitario con proyección espiritual, cultural y social, con miras a ayudar a la gente, genera impacto positivo en las personas”.