Los estudiantes de la Universidad Santa María se debaten sobre ver clases durante la cuarentena debido a la preocupación causada por las fallas en el servicio de internet en Venezuela

El teléfono sonó a las 2 de la madrugada. Era José Alfonso, un compañero de Ignacio González, de la Universidad Santa María, que lo llamaba por la red social Zoom. Juntos han estudiado Comunicación social desde 2015, cuando empezaron la carrera. No se ven desde enero, cuando el semestre estaba por culminar. En la madrugada de este martes ambos se hicieron la pregunta: ¿cursaremos el semestre a distancia? Los dos están por estudiar el 9no semestre y la duda de cuándo volverán a las aulas le rondan por sus mentes.

Alfonso explicó, que desde su punto de vista, la mayoría de los estudiantes, por lo menos lo que conoce, no cuenta con una plataforma en sus hogares. Ignacio confesó, estar de acuerdo con su amigo justo en el momento que vio que estaba realizando la videollamada con sus datos de navegación móviles. “Ya me quedé sin megas”, le dijo a Alfonso, que solo se río y le dijo que si así era para una llamada entre amigos “imagínate un grupo de clases””.

Ambos se cuestionaron. González confesó a Contrapunto sentirse preocupado por su futuro. ¿Me graduaré? ¿Volveré a la universidad? Eran preguntas que pasaba por la cabeza de Ignacio la madrugada del 14 de abril. Trataba no conversar con su amigo sobre la pandemia de Coronavirus. “Bro, y pensar que en enero nos veíamos pasando la resaca del Sunset Roll Festival en Puerto la Cruz”, le mencionó José.

Alfonso, le comentó que se estaban realizando encuestas por las cuentas de Instagram de algunos consejeros estudiantiles. Los consejos de facultad de varias escuelas de la universidad privada se encuentran desde hace días discutiendo la posibilidad de iniciar el semestre a distancia. José, le aseguró que incluso en la Facultad de Derecho ya varios profesores tienen listas guías de estudio para sus alumnos.

“¿Y qué hay de nosotros?”, preguntó Ignacio, que afirmó saber la respuesta cuando hizo la pregunta sobre qué acciones tomará la escuela. “Ni idea, chamo”.

La llamada terminó e Ignacio se quedó con la duda. Inquieto, con ansiedad e insomnio que ya son parte de su día a día. Cómo confesó: Hay veces que ni sé qué día es. Revisó sus contactos en Whatsapp y le escribió a John Pérez, un compañero de clases y consejero de escuela.  “John, ¿qué sabes de las clases online? Su amigo le contestó el mensaje a las 9 de la mañana, con la explicación que se había dormido. González se dio cuenta como a las 11. Desbloqueó su celular, vio que tenía una nota de voz.

“Hasta el momento la dirección nos pidió que hiciéramos encuestas por las redes sociales, por ahora han votado 309 personas de todo la población estudiantil. Solo el 64% de esos 309 estudiantes están dispuestos a ver clases online o por Zoom”, dijo Pérez en el mensaje.

Ignacio, aseguró no estar convencido sobre la posibilidad de ver clases por Zoom. “No lo digo porque no quiera, sino que me he puesto a pensar sobre los que tenemos problemas con el internet, o también los que no deben tener computadora”, sentenció el estudiante.