Para las siete de la noche, no había un pronunciamiento oficial por parte de las autoridades sobre la falla eléctrica a nivel nacional

“Fue como vivirlo otra vez, lo primero que hice fue revisar la batería y la señal de mi celular, ver si tenía velas y recolectar agua”, aseguró Beatriz Hernández, vecina del municipio Baruta, luego de que a las 2 de la tarde de este miércoles se registrará un bajón eléctrico a nivel nacional.

Desde el apagón nacional que duró casi una semana el 7 marzo del 2019, Hernández ha desarrollado un miedo a los apagones eléctricos. Reconoce que siempre está preparada, tiene velas en su casa, carga su teléfono cada vez que tiene una oportunidad y recientemente decidió comprar linternas.

“Fue una época que me generó mucha ansiedad, cada vez que pestañea la luz me da pavor de volverme a quedar a oscuras”, afirmó.

Según informaciones que circularon en Twitter, el apagón de este 23 de septiembre afectó a los estados el Estado Vargas, San Antonio de Los Altos en Miranda, Guarenas, Mérida, Lara, Apure , Falcón y Táchira.

En la ciudad capital se vieron afectadas las zonas de Santa Mónica, San Pedro, La Castellana, Prados del Este, La Trinidad, Horizonte, Oripoto, Los Naranjos, Altamira, parte del Centro, La Vega, Bello Monte, Terrazas del Ávila.

“La gasolina es la nueva preocupación, pero la luz ha estado en nuestros miedos desde 2019”, aseguró Andrés Rincón que estaba llegando a su casa luego de hacer una cola para echar gasolina.

Rincón vive en el municipio Sucre y reconoce que tiene pensado salir de Venezuela tan pronto los aeropuertos se abran. Planeaba dejar el país en estas fechas, pero la pandemia de coronavirus no le permitió irse a Colombia, donde asegura que ya había conseguido trabajo.

“Mi novia y yo estamos hartos de esta situación, no me quiero ir pero no puedo continuar así”, sentenció.

Sumado a las fallas eléctricas, se dio a conocer de manera extraoficial que las plantas de bombeo de agua de Tuy I, II y III se habrían paralizado luego del flujo irregular en la energía eléctrica del país.

Foto: AFP


Al saber eso, Xiomara Torres empezó a lavar ropa que tenía pendiente, cargar baldes de agua y “llenarse de paciencia”.

Torres asevera que su preocupación más grande es pasar días sin agua. “Prefiero no tener luz que no tener agua, me desespera usar baldes para bañarme y ver cómo la pila de ropa sucia crece”, dijo.

Para el final del día, algunos caraqueños pudieron ver el juego del Caracas Futbol Club contra el equipo paraguayo de Libertad en el marco de la cuarta jornada de la Copa Libertadores en el Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Pero Contrapunto recibió informes que parte del Bulevar de Sabana Grande seguía sin suministro eléctrico, al igual que la urbanización Prados del Este.

Foto: AFP

Ese juego internacional, quedaría en 2-1 a favor de Los Rojos del Ávila, llegando al segundo puesto del grupo H, siendo el Boca Juniors argentino el primero en la tabla de posiciones.

Más tarde este 23 de septiembre

Para las siete de la noche, no había un pronunciamiento oficial por parte de las autoridades, ni denuncias públicas por parte de dirigentes del gobierno de Nicolás Maduro.

Pero a las 10 de la noche, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) Diosdado Cabello, dijo en su programa Con el mazo dando que, esta falla fue “algo raro”, ya que en la tarde del miércoles ocurrió un incendio en la sede del Ministerio Público en La Candelaria, que fue atribuido a un corto circuito, lo que levantó las sospechas del numero dos del chavismo.

“Ocurrieron un montón de cosas raras: apagones por aquí, incendio por allá. Nadie crea que eso es casualidad”, aseguró.