Familiares del comerciante que mataron en Petare, exigen al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas “buscar al homicida y que se haga justicia”

A Onil Alberto Zerpa Ortega, un comerciante de 25 años de edad, le dispararon en tres ocasiones. Su cuerpo quedó tendido en la sala de una casa ubicada en el sector La Pradera de Petare, donde se celebraba una fiesta.

Con una de sus manos, apretaba la herida de proyectil que tenía en el cuello, mientras que se lamentaba por otras dos heridas causadas también por el paso de proyectil en el pecho. Nadie lo auxilió y murió desangrado, según contaron sus familiares a la prensa este lunes, cuando realizaban los trámites para el retiro del cadáver, en el Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses de Bello Monte.

Eran las 6:00 am del domingo, y a Zerpa Ortega se le vio discutir con otro sujeto -de quien se desconoce identidad-. Minutos después se escucharon los tiros.

Unos salieron de la casa, mientras que otros se arrojaron al suelo para resguardarse del agresor, quien luego huyó de la fiesta y hasta ahora no ha sido capturado.

Parientes de Zerpa Ortega desconocen los motivos de la discusión, al tiempo que cuestionaron que no recibió ayuda por conocidos que lo acompañaban en el festejo.

La víctima vendía chucherías, cigarrillos y café en la zona central de Petare. Residía en El Llanito con su familia.

Según su padre, Luis Alberto Zerpa, estudiaba tercer año de bachillerato en el liceo Montesacro, bajo la modalidad de adultos en el turno de la noche.

Zerpa Ortega era el menor de tres hermanos y deja siete hijos en orfandad.

Brayan Ortega, hermano de la víctima comentó ante los medios de comunicación “la policía no ha iniciado las investigaciones sobre el homicidio. Si no tienen un motivo, o una palanca, los casos quedan sin resolver”.