La víctima era un panadero, quien fue reportado por sus familiares como persona desaparecida

Desde el pasado domingo 3 de octubre, Miguel Antonio Torres estaba desaparecido. Su cadáver apareció tres días después en el sector Quebrada HOnda, parroquia El Recreo ciudad capital.

Estaba en avanzado estado de descomposición. Presentó múltiples traumatismos y heridas por arma de fuego, de acuerdo con el reporte preliminar de la policía científica, quienes acudieron al lugar, luego de ser alertados por residentes de la zona.

El hallazgo fue este jueves en horas de la mañana, y sus familiares -tras varios días de búsqueda en hospitales y comisarías-, acudieron ese día al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses de Bello Monte, donde corroboraron que el cadáver recién ingresado era el de Torres, un panadero de 31 años de edad.

La víctima vendía pan en el Mercado Mayorista de Coche. La última vez que habló con su familia fue la tarde del domingo, al culminar su jornada laboral. No retornó al hogar.

La policía científica adelanta las pesquisas para dar con los implicados en el crimen .La familia desconoce qué pudo haber pasado, pues él no tenía problema con nadie.