En el hecho también participaron tres vigilantes. El cadáver de la víctima fue hallado en una zona boscosa de Bello Monte, por una comisión de la policía científica

Nelson Javier Torres Vegas y Eddy Enrique Montilla Villalba , funcionarios activos de la policía municipal de Baruta, fueron puestos a las órdenes del Ministerio Público, por su presunta participación en el homicidio de un hombre, identificado como William Guzmán.

Guzmán trabajaba en el área de mantenimiento de un centro comercial capitalino. La última vez que fue visto con vida fue el pasado 2 de abril, momento en que se dirigía a su trabajo, y al no retornar al hogar, sus parientes lo reportaron como persona desaparecida.

Familiares relataron a la prensa que, en horas de la tarde del 2 de abril, Guzmán había sido sorprendido por el personal de seguridad, momento en que presuntamente hurtaba un teléfono celular.

Vigilantes alertaron a la sede de Polibaruta, y dos de sus funcionarios se presentaron al lugar. “Lo golpearon hasta matarlo” , relataron sus familiares a la prensa, en las afueras del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, de Bello Monte.

Los sujetos intentaron desaparecer el cadáver, ocultándolo en una zona boscosa de Bello Monte, donde estuvo cuatro días.

El hallazgo fue notificado a la policía científica y una comisión lo trasladó a la Morgue de Bello Monte.

Guzmán tenía un hijo adoptivo de 28 años y residía con su pareja en el sector Los Aguacaticos de La Vega, en Caracas.

Los tres vigilantes que participaron en la golpiza de Guzmán, se encuentran detenidos, informó una fuente policial.