Fuentes del organismo detectivesco informaron de forma extraoficial, que una comisión de funcionarios castrenses levantó un reporte para simular que se trató de un suicidio

El cadáver de Himarian Saray Castillo Guzmán (25) fue hallado por una comisión de la policía científica en el piso de la cocina, apartamento  08-F,  de la Torre B-06, Residencias Simón Bolívar, Ciudad Tiuna, parroquia  El Valle, municipio Libertador,en ciudad capital.

Presentó una herida de proyectil en la nuca, “lo que hace ver que le dispararon por la espalda”, revelaron algunas fuentes de la policía científica.

El crimen ocurrió a las 11:00 a.m. de este lunes. Los primeros en llegar al apartamento, fueron comisiones militares adscritas a la Zona de Defensa Integral Caracas (ZODI –CASRACAS 41).

En el  primer reporte emitido, indicaron que se trató de un suicidio, cometido con el arma de reglamento del capitán Darío José Montaño Castillo, una Pietro Beretta , modelo F92, serial J61082Z, pero no señalaron la zona del cuerpo, de la herida presuntamente autoinfringida.

Sin embargo, las primeras pesquisas determinaron que el militar disparó en dos ocasiones , pero una de las balas quedó incrustada en el techo.

Los hechos

Montaño Castillo y Castillo Guzmán contrajeron matrimonio hace siete años, tres de ellos separados, sin formalizar el divorcio.

“Siempre fue una relación de golpes, maltrato físico y celos”, dijo este miércoles Karen Anselmi, cuñada de la víctima, mientras agilizaba los trámites para el retiro del cadáver , en la morgue de Bello Monte.

Se conocieron en una localidad de Mariara, estado Carabobo y luego de casarse, fijaron residencia en el urbanismo Misión Vivienda de Ciudad Tiuna.

La pareja llegó al inmueble el fin de semana “para que los niños pasaran el puente con su papá. Él la fue a buscar a Mariara, pero no sabemos si la obligó a venir o ella accedió de forma voluntaria”, agregó Anselmi.

Los niños relataron a los funcionarios policiales, que sus padres iniciaron una pelea desde el domingo.

“El lunes y frente a la policía , los niños contaron que su mami los llevó a una de las habitaciones y desde allí escucharon los gritos, luego los dos tiros”, apuntó Anselmi.

La víctima era la penúltima de seis hermanos. Nunca trabajó y se dedicaba al cuidado de sus hijos.

El capitán Montaño Castillo está adscrito a la Dirección de Tecnología de la Información y Comunicaciones de la Guardia Nacional Bolivariana.