Soley Zambrano expresó que no sabe nada de su padre desde que fue detenido el pasado miércoles por funcionarios del Sebin

“Nosotros lo único que queremos es que la juez nos diga dónde está mi papá, eso es lo único que estamos pidiendo”, expresó Soley Zambrano, hija del primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), Edgar Zambrano, desde las afueras del Palacio de Justicia, adonde nuevamente acudió este viernes 10 de mayo acompañada del equipo de defensa del diputado para pedir información.

La noche de este jueves 9 de mayo el diputado fue presentado ante el Tribunal Especial Segundo de Primera Instancia en Función de Control, con competencia en casos vinculados al terrorismo de Caracas. Los familiares y la defensa de Zambrano se enteró de la información de forma extraoficial, por lo que tuvieron que acudir a medianoche al Palacio, sin embargo, les negaron la entrada. Hasta el momento, su abogada Neida Pérez no ha tenido acceso al expediente.

El mismo Tribunal informó este viernes que el sitió de reclusión sería la Policía Militar en Fuerte Tiuna; noticia que tomó por sorpresa a los familiares y al equipo de defensa de Zambrano, quienes a pesar de eso, piden que la jueza les confirme dónde se encuentra el diputado.

Soley define la situación que está atravesando su familia como difícil, pero recuerda que su papá no es un novato en la política.

“Mi papá no lleva dos o tres días en la política. Sabíamos que esto podía pasar, él tenía días diciéndonos que cualquier situación la afrontáramos con tranquilidad que él sabía lo que estaba haciendo”, expresó Soley.

Durante la detención, Soley pudo hablar con su padre por teléfono. Sin dar detalles de cuáles fueron las palabras que le dijo el diputado, explicó que esa conversación le dio la tranquilidad y la paz necesaria para estar segura de que su papá está actuando bien y que no lo está haciendo por llamar la atención.

El diputado Edgar Zambrano fue detenido el pasado miércoles, junto con cuatro personas más que lo acompañaban, por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), que se lo llevaron en una grúa ante la negativa de abandonar su vehículo.