Consideran que es necesario identificar puntos de riesgo como los horarios de comida o los recreos, ya que son momentos en los que hay que procurar la distancia física

El presidente de la Sociedad Venezolana de Infectología, Manuel Figuera, recomendó que las clases presenciales se impartan en espacios abiertos para minimizar riesgos de contagio.

“Hay que buscar que las clases se den en espacios bien ventilados, donde el aire circule de manera amplia, y donde pueda haber un distanciamiento suficiente entre los estudiantes. Adicionalmente debe instaurarse el uso obligatorio de mascarillas todo el tiempo”, explicó Figuera en entrevista para Unión Radio.

Indicó que la pandemia “lamentablemente llegó para quedarse y no sabemos cuánto vaya a durar, probablemente persista en el tiempo y tenemos que aprender a vivir con esto minimizando riesgos”.

En las instituciones también será necesario, continuó, identificar puntos de riesgo, como los espacios donde eventualmente son los recreos.

“Por ejemplo, el momento en el que van a comer y se quitan la mascarilla es de mayor riesgo. Hay que buscar que estén lo más distanciados posible, que eventualmente se fraccionen los recreos o momentos de entrada y salida, de modo que no haya grandes aglomeraciones”.

Figuera dijo que es necesario que los docentes y estudiantes tengan disponibilidad de tapabocas y vacunar masivamente a todo el personal.

“¿Que si todos no están vacunados no se puede dar clases? No necesariamente. Hay otros países donde están tomando medidas de prevención y no ha habido brotes masivos”, afirmó.

“Lo más relevante es el uso de la mascarilla. Hay que educar adecuadamente. A veces se piensa que los niños no tienen la capacidad de cumplir las medidas de prevención. Pienso que es una idea errónea. Incluso niños menores de 5 años que tienen problemas de cáncer se cuidan muy bien”, dijo.