El capítulo seguridad incluye propuestas de Roberto Briceño León, del Observatorio Venezolano de Violencia, los comisarios Odalys Caldera, Manuel Furelos, Eduardo Noguera y a los expertos en criminología Luis Izquiel y Fermín Marmol León

La presentación del Capítulo Seguridad del Plan País estuvo a cargo de diputados de la Asamblea Nacional (AN), concejales, sociólogos, psicólogos, abogados, criminólogos, comisarios y expertos en el tema penitenciario. La actividad fue este jueves 11 de abril desde el Aula Magna de Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

Juan Guaidó, presidente del Parlamento Nacional, quien se proclamó presidente encargado el pasado 23 de enero, comparó los planes de seguridad implementados durante los últimos 20 años en Venezuela con la presentación de su plan, al que describió como: “estructurado, con aérea, con objetivos puntuales y con tareas asignadas” con participación de “técnicos, tecno-políticos y especialistas”.

Foto: Rafael Briceño – Contrapunto

Para Guaidó, el Plan País enmarca la situación de emergencia que vive Venezuela pero “pone el acento en el futuro y en lo que se debe hacer para no acostumbrarnos a la emergencia”.

En su discurso, recordó que Venezuela es actualmente uno de los países más peligrosos del mundo e hizo referencia a la Organización de Naciones Unidas (ONU) que reseñó que 7 millones de venezolanos, que representan casi el 25% de la población, necesitan ayuda humanitaria.

Alfredo Jimeno, ex concejal y expresidente del Consejo de Seguridad Ciudadana de Chacao. Para él, cada plan de seguridad del Gobierno, durante 20 años, “han sido uno peor que el otro”, por lo que para hacer la diferencia insiste que una nueva gestión debe enfocarse en la prevención, en devolver la confianza a los ciudadanos en los órganos policiales, en la justicia penal y en un nuevo sistema penitenciario.

En Venezuela se instauró la “cultura de la violencia”, según Jimeno, lo que ha logrado funcionarios policiales cometiendo excesos, a delincuentes con mayor poder y a miembros de cuerpos de seguridad del Estado a asesinar a funcionarios policiales. Como ejemplo, mencionó a Fernando Lira y Eligio Duarte, dos PoliChacao asesinados hace un mes por las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES).

Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), presentó un diagnostico sobre la violencia. En su discurso comparó la situación en Venezuela con Colombia, un país que históricamente ha sido más violento, y que ahora posee una tasa de homicidios muy por debajo de la de Venezuela.

Datos que aportó Briceño León durante su intenvención:

  • Desde 1999 al 2018 suman 333.029 muertes violentas.
  • En 2018 fallecieron 14.736 jóvenes por inseguridad.
  • Cada semana del 2018 fallecieron 283 jóvenes menores de 30 años.
  • En Venezuela cada día mueren 40 jóvenes por violencia delincuencial y policial.
  • 7.523 muertes violentas ocurrieron a manos de cuerpos policiales y militares.
  • Entre 2016 y 2018 18.339 personas fallecieron por presuntamente resistirse a la autoridad.
  • En lo que va de 2019 los cuerpos policiales han asesinado a 15 personas.
  • En Venezuela por cada 100 homicidios hay un promedio de 9 arrestos.

Para Briceño León, en Venezuela los únicos “planes de seguridad” implementados desde la gestión de Nicolás Maduro han sido la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) aplicadas por las FAES en zonas populares. “solo eso, no hay más”, añadió el sociólogo.

Odalys Calderon, ex comisaria, presentó las acciones para los primeros días del Plan País – Capitulo Seguridad. Entre ellas:

  • Crear despachos de coordinación de seguridad
  • Realizar mapeo de áreas vulnerables
  • Identificación de los grupos delincuenciales
  • Detección temprana de amenazas a través de inteligencia
  • Obtención de un registro de identificación confiable

Y para el largo plazo, crear un clima de seguridad y confianza para reactivar el aparato productivo de la nación, lograr un modelo penitenciario respetuoso de los derechos humanos y efectivo en la reinserción social.

Manuel Furelos insistió en que el Plan País debe rescatar “el espirito de acción policial que es servirle al ciudadano”, y para lograrlo, se tiene que hacer con formación y con más calidad que cantidad atendiendo la parte social de los funcionarios policiales a través de buenos salarios, explicó el ex comisario de PoliSucre.

“Por la parte de la seguridad social vamos a buscar captar, enamorar al nuevo joven profesional para que escoja está digna carrera que debemos escoger por vocación. El policía venezolano marca una diferencia enorme. Nosotros podemos pasar horas y días fuera de nuestras casas y no nos importa con tal de sacar el caso. Eso no ocurre en otros países”, expresó Furelos.

Otra de las sugerencias del ex comisario es independizar totalmente a los cuerpos de seguridad para que cumplan sus funciones reales “y no volverlos toderos como los han vuelto”.

El comisario Eduardo Noguera enfocó sus propuestas en diseñar políticas preventivas considerando que es más eficiente invertir en prevención:

  • Recuperación de espacios públicos
  • Crear medio alternativos para la resolución de conflictos
  • Invertir en políticas deportivas y culturales
  • Potenciar y ayudar a lideres deportivos y culturales en zonas populares

Otra propuesta fue dar herramientas a los jóvenes para que desde lo laboral pueden tener herramientas para trabajar en el campo laboral venezolano. Un modelo exitoso que invitó a replicar fue el Instituto Técnico Jesús Obrero en Catia.

La psicóloga Magaly Huggins propuso un plan de seguridad enfocado en la prevención social, la educación, y la no violencia en el discurso político. “Hay violencia de género en la calle, es necesario vincular la problemática de la violencia intrafamiliar, el abuso sexual en menores de edad, todo eso tiene que estar en el plan”.

Huggins aseguró que el Ministerio de Educación debe tener un rol fundamental en el aprendizaje de la no violencia aplicando las técnicas pedagógicas de la educación para la paz. Insistió en erradicar la violencia dentro de la política. “Tenemos que acabar con la violencia simbólica. Basta de violencia en el discurso político”, finalizó Huggins.

El criminólogo Luis Izquiel dirigió sus palabras a la “despolitización y a la profundización de una reforma de todo el sistema de justicia en Venezuela”, para acabar con el 90% de impunidad que existe en el país y lograr que el poder judicial deje de ser “una maquina de persecución a la disidencia política” y pase a ocuparse de sus funciones constitucionales que son investigar, procesar y condenar.

El aporte del asesor en materia de seguridad, Fermín Marmol León García, para el Plan País son un nuevo sistema de identificación de seguridad en Venezuela que permita saber quién es quién en todo el territorio nacional. “Es fundamental romper con el anonimato en Venezuela”, hecho que según Marmol León ayuda a profundizar la democracia y a bajar los niveles de impunidad.

“Nuestra cédula de identidad es una vergüenza desde el punto de vista técnico y científico y eso lo vamos a mejorar”, añadió Marmol León.

Las otras sugerencias del analista en seguridad ciudadana:

  • Optimizar la capacidad de la policía científica para que responda a un objetivo primordial: resolver la mayor cantidad de casos posibles.
  • Incentivar la denuncia ciudadana “como mecanismo ciudadano en Venezuela con una institucionalidad fuerte y atenta que trate a la víctima como víctima”.
  • Reactivar la encuesta de victimización para que de forma anónima los ciudadanos participen y expresen cuáles son los delitos que los afectan diariamente y cuál es el comportamiento de las policías en sus comunidades.
  • Lograr la transparencia en la actuación y libertad de información.
  • Activar el portal de los más buscados.