La frase “hasta la vista, baby” fue popularizada por el actor Arnold Schwarzenegger, en la saga de películas Terminator. Pero será un recuerdo luctuoso en el Fuerte Guaraguao, en el estado Bolívar: Un oficial la pronunció antes de suicidarse delante de sus compañeros.

El joven era oficial de comando.

El 30 de julio, mientras conversaba con otros dos soldados, sacó su arma de reglamento (pistola 9 milímetros), se apuntó a la cabeza y exclamó: “Hasta la vista, baby”.